Martyn87
De Martyn87
857 Vistas

El Popular Investor @Martyn87 nos comenta sus impresiones sobre las próximas elecciones en el Reino Unido

 

Martyn Lockhart es un Popular Investor británico que lleva invirtiendo en eToro como «Martyn87» desde 2016.

*Las opiniones expresadas a continuación pertenecen exclusivamente a su autor, el cual no es un empleado de eToro. Si algún Popular Investor desea ofrecer un punto de vista alternativo, puede enviar un correo electrónico a popularinvestor@etoro.com

No hay nada que los mercados odien más que la incertidumbre y, como pudimos comprobar con la votación por el Brexit y las elecciones a la presidencia de Estados Unidos, esa incertidumbre ha causado una enorme volatilidad en todos los mercados y tipos de activos.

No fue ninguna sorpresa que el índice FTSE100 tuviera una bajada de tres dígitos al conocerse la noticia de que Theresa May había convocado una repentinas elecciones generales que pillaron a muchos desprevenidos por su precipitación. A diferencia de las elecciones a la presidencia de Francia o de Estados Unidos, las elecciones generales del Reino Unido tienen menos trascendencia, pues los tres partidos británicos principales, los conservadores, las laboristas y los liberales están supuestamente muy cerca del centro. La propuesta del laborista Jeremy Corbyn de que debería haber cuatro días festivos más por cada uno de los cuatro santos patrones de las cuatro naciones del Reino Unido es el asunto más radical que puede encontrarse en estas elecciones.

Entonces, ¿por qué celebrar otras elecciones generales en estos momentos? Las últimas fueron en 2015. Los conservadores obtuvieron mayoría entonces, pero posteriormente se produjo la votación por el Brexit, que dio lugar a la dimisión del entonces primer ministro David Cameron, y a la estrepitosa caída del partido laborista liderado por Jeremy Corbyn. Como consecuencia, los conservadores parecen contar con un mayor respaldo en las encuestas, mientras que el apoyo al partido laborista se ha desplomado. Al liderar al país en las negociaciones del Brexit, Theresa May ha aprovechado la oportunidad para fortalecer su posición en las mismas mediante la celebración de otras elecciones, pues las encuestas sugieren que incrementará sustancialmente el número de diputados conservadores en el parlamento. También le servirá para callar a quienes critican que no obtuvo su puesto como primera ministra en las urnas, sino por designación de su partido. Las encuestas pronostican una victoria cómoda de los conservadores en estas elecciones y la única incógnita sería ver con cuántos escaños de diferencia. El partido UKIP ya consiguió su objetivo de salir de la UE, de ahí que muchos de sus votantes en las últimas elecciones opten en esta ocasión por el partido conservador.

No se espera que estas elecciones sean muy reñidas, ya que no existe una incertidumbre real en esta votación debido a la naturaleza de los partidos. El aspecto más interesante de estas elecciones se centrará en Escocia, donde el partido SNP tiene la mayoría de los escaños. El SNP está presionando para que se celebre un segundo referéndum por la independencia y para justificarlo, se aferra al resultado de la votación del Brexit. Para muchos, el resultado de esta votación será un barómetro que mida la propensión a un segundo referéndum por la independencia. Las encuestas sugieren que los conservadores recibirán en torno al 30% de los votos en Escocia, lo que no tiene precedentes en la historia moderna y supondría abrir un enorme boquete en los argumentos de los nacionalistas escoceses de que Escocia está gobernada por un gobierno en Westminster sin mandato para ello. Al convocar estas elecciones, Theresa May no solo tiene la oportunidad de fortalecer su posición en las negociaciones del Brexit, sino también de poner de manifiesto el fiasco del SNP y derribar las posibilidades de un segundo referéndum por la independencia, algo que se consideraría muy positivo en los mercados financieros.

Desde la votación por el Brexit el pasado junio, la libra esterlina se ha derrumbado frente a la mayoría de divisas, pero en 2016, la economía del Reino Unido tuvo el crecimiento más rápido de todos los países desarrollados. El desempleo se encuentra en mínimos históricos y en el mes de abril, las cifras industriales de la Confederación de la Industria Británica (CBI) revelaron que las exportaciones del Reino Unido a otros países que no pertenecen a la UE han crecido al ritmo más rápido del que se tiene registro.

Todas las historias que circularon sobre el daño que una salida de la UE podría causar al Reino Unido no se han materializado, y si algo ha sucedido ha sido justo lo contrario. Si el electorado responde a la convocatoria de Theresa May y le otorga el máximo apoyo posible, la GBP podría experimentar una sustancial recuperación al dirigir la primera ministra el país desde una posición de fortaleza tanto política como económica. Esto, a su vez, podría tener un impacto negativo a corto plazo en el índice UK100, pues gran parte de las ganancias obtenidas tras la votación del Brexit se atribuyó a la gran cantidad de empresas que comunicaron sus resultados en USD, el cual se ha beneficiado enormemente de los movimientos de la libra esterlina.

Ir al perfil de @Martyn87

857 Vistas