Avner Meyrav
De Avner Meyrav
659 views

¿Está ganando Tesla la carrera automovilística de Estados Unidos?

Durante más de un siglo, la industria automotriz ha sido una parte muy importante de la economía estadounidense, y sus dos principales empresas, General Motors (GM) y Ford Motor Company, han controlado el mercado. Sin embargo, esta piedra angular de la economía estadounidense podría encontrarse ante el amanecer de una nueva era, pues el fabricante de automóviles eléctricos Tesla ha superado a Ford y se ha consolidado como el segundo mayor fabricante de automóviles en EE. UU. en cuanto a capitalización de mercado.

Toda inversión implica riesgos. Solo arriesgue el dinero que pueda permitirse perder. No se trata de un consejo de inversión.

Fundada en 2003 por el empresario innovador Elon Musk, Tesla es la recién llegada en comparación con los otros fabricantes de automóviles. Al fabricar automóviles eléctricos de gama alta en cantidades mucho más pequeñas que sus rivales en Estados Unidos, la empresa se las ha arreglado para consolidarse como el futuro de la industria en opinión de muchos inversores y consumidores, lo que ha provocado que la acción de TSLA suba hasta alcanzar una capitalización de mercado superior a la de Ford y casi tan alta como la de GM.

Aunque aún se les sigue considerando los líderes del mercado, GM y Ford se encuentran ante una especie de encrucijada, que plantea más preguntas que respuestas sobre sus respectivos futuros. Ambas empresas siguen lamiéndose las heridas de la crisis que la industria experimentó hace menos de una década. A pesar de ser mucho más eficaces desde entonces, las dos siguen atrapadas entre los métodos tradicionales de hacer negocios y las adaptaciones necesarias para el futuro de la industria automovilística. Ford tiene más motivos para estar preocupada pues el precio de su acción ha bajado a su nivel más bajo en cinco años; en cambio, la acción de GM muestra más estabilidad.

Precio de la acción de TSLA frente a Ford (13 de abril de 2017) | Fuente: eToro

Ser más grande no siempre es mejor

Tanto GM como Ford han obtenido importantes beneficios en los últimos años y han suministrado millones de automóviles a conductores de todo el mundo, por eso ¿cómo es posible que Tesla, que perdió unos $675 millones en 2016, lidere la carrera? La respuesta tiene más que ver con el rumbo que tomará la industria que con su situación actual. Quienes tienen un gran número de acciones de Tesla apuestan por la inversión a largo plazo, pues lo que les importa es el futuro.

A pesar de los muchos avances e innovaciones realizados en la industria automotriz a lo largo de los años, su producto básico sigue siendo el mismo: un automóvil conducido por una persona y que utiliza combustible fósil. Sin embargo, todo eso está a punto de cambiar. Al trabajar algunos gigantes tecnológicos como Apple y Google en automóviles que se conducen solos y hacerse cada vez más habituales otras fuentes alternativas de energía, la industria podría transformarse por completo en los próximos años. A pesar de que GM y Ford se están preparando para esta transición, es Tesla, una empresa mucho más pequeña, centrada en la innovación y más adaptable, quien podría vencer a sus rivales, unas empresas enormes, pero de lenta reacción, en esta carrera.

¿Llegará Tesla en primer lugar a la bandera de cuadros?

En la película de 1992 Sneakers, el personaje que protagoniza Ben Kingsley, Cosmo, dice: «todo en este mundo, incluyendo el dinero, funciona no en base a la realidad, sino a la percepción de la realidad». Este es el caso en esta carrera de tres automóviles. La capitalización de mercado de Tesla obviamente no refleja su situación actual con respecto a Ford y GM, sino que muestra más bien a dónde creen los inversores que se dirige. No obstante, existen indicadores que respaldan este sentimiento: a diferencia de sus rivales, Tesla vende prácticamente todos los automóviles que fabrica y mientras GM y Ford mantienen un inventario de automóviles sin vender, Tesla tiene reservas pagadas por anticipado de cientos de miles de automóviles que aún no se han entregado.

Y sin embargo, sería prematuro creer que Tesla es el claro ganador de esta carrera. Es cierto que se trata de una empresa más pequeña, rápida e innovadora, pero sus rivales centenarios tienen mucha experiencia a la hora de mantenerse en el negocio. Además, hay un dato que se les escapa a algunas personas: GM ya fabricó y vendió un vehículo eléctrico en 1996. Y aunque el GM EV1 desapareció tres años después, es un testimonio de que el mayor fabricante de automóviles de Estados Unidos fue capaz de fabricar y entregar un automóvil eléctrico incluso antes de que Elon Musk fundara PayPal.

Con un auténtico innovador como Musk a los mandos y una impresionante capitalización de mercado, Tesla es, sin duda, una interesante opción de inversión a largo plazo. Sin embargo, no está sola en esta carrera, y si Ford y GM se las arreglan para adaptarse al cambio, podrían seguir considerándose ganadores en los próximos años.

659 views