En el mundo financiero existe un considerable número de opciones para poder obtener beneficios, pero es necesario conocer en profundidad cada una de las herramientas para poder aprovecharlas. Invertir en acciones, tal y como se puede hacer tras crear una cuenta gratuita en eToro, es una de las alternativas más populares, pues además de permitirnos especular, también nos puede brindar dividendos. Los hay de distintos tipos, y se cobrarán más o menos en función del rendimiento y de las políticas de cada compañía. A continuación, aprenderás qué son exactamente dichos dividendos, por qué empresas decantarse y cómo y cuándo se cobran.

tabla de contenidos

¿Qué es un dividendo y qué tipos hay?

¿Cómo afectan los dividendos a las acciones?

¿Qué es la rentabilidad por dividendo?

¿Por qué las empresas pagan dividendos?

¿Cómo y cuándo se cobran los dividendos?

¿Cuáles son los impuestos de los dividendos?

¿Es mejor invertir en dividendos o en trading?

¿Qué es un dividendo y qué tipos hay?

Cuando un sujeto invierte en una empresa comprando un número determinado de acciones, es posible que la compañía obtenga beneficios, y por lo tanto que el inversor reciba parte de ellos. La renta que el individuo recibe se denomina dividendo, y por lo general es proporcional al número de acciones que haya adquirido previamente. Para entenderlo mejor, supongamos que una empresa llamada X ha obtenido 200.000 euros de beneficios anuales y que ha decidido reinvertir 100.000 euros en la compañía para seguir creciendo, ya sea abriendo nuevos locales o invirtiendo en más ideas. El resto lo repartirá entre todos los accionistas de su empresa en forma de dividendos.

En consecuencia, si la compañía X destina 100.000 euros a sus accionistas y uno de ellos tiene el 10 % de las acciones de la empresa, recibirá un total de 10.000 euros. No obstante, hay que tener en cuenta que existen diferentes tipos de dividendos, y que en función de la política de cada empresa, se recibirán unos u otros. En el caso expuesto, la empresa X pagó un dividendo en efectivo, por lo que el inversor ganó un beneficio que podrá destinar fuera de la compañía. Esta es la opción mayoritaria, pero también es posible que la empresa decida pagar el dividendo en forma de acciones. De ser así, se pueden ofrecer acciones procedentes de autocartera o de ampliación de capital.

Cuando una compañía reparte acciones de su autocartera, significa que la empresa compró en el pasado sus propias acciones y ahora las reparte en forma de dividendos. De este modo, el inversor tiene la posibilidad de ganar peso en la compañía, ya que con más acciones aumentaría su porcentaje de participación en la empresa. Por el contrario, si el dividendo se da en forma de acciones de ampliación de capital, el accionista se quedaría igual o perdería dinero a corto plazo. Este hecho es debido a la creación de las nuevas acciones, ya que éstas harán que el porcentaje original de participación disminuya. Por ende, al obtener más acciones como dividendo, lo más probable es que el inversor vuelva a tener el porcentaje del principio e incluso que tenga que pagar algún impuesto por ello.

Por otro lado, existe el denominado dividendo especial o extraordinario, el cual se suele repartir en efectivo cuando una compañía obtiene un ingreso fuera de lo común. Por ello, la cantidad a repartir es en general mayor que la de un dividendo común. Habitualmente, esta renta extra se distribuye cuando la empresa ha vendido un activo que le ha supuesto considerables beneficios. En ese momento, la directiva de la compañía y su consejo han de elegir si reinvertir ese beneficio en la compañía o repartirlo en forma de dividendos para incentivar a los accionistas.

¿Cómo afectan los dividendos a las acciones?

Cuando una empresa escoge repartir sus ganancias o parte de ellas a través de dividendos, su capital baja significativamente. Es decir, si la empresa X tenía 200.000 euros de beneficios un lunes y al día siguiente reparte la mitad, notará cómo sus acciones perderán valor hasta que vuelvan a recuperarse. Por esta razón, es complicado que las acciones alcancen un valor muy alto en un futuro cercano. Aun así, los dividendos tienen efectos positivos en otros sentidos.

Por un lado, un buen histórico de dividendos hace que una empresa inspire confianza, sobre todo si ha ido aumentando esta renta poco a poco y ahora tiene una posición sólida en el mercado. Debido a ello, incluso si el precio de la acción de una empresa baja tras el reparto de dividendos, es posible que se sumen nuevos accionistas que esperan cobrar los próximos dividendos. Normalmente, este tipo de inversores son los que buscan un ingreso periódico y seguro. Asimismo, aquellos que ya son dueños de parte de la empresa, podrían invertir más dinero en ella.

Así pues, si una compañía hace lo opuesto y no respeta el dividendo prometido, decepcionará a los inversores y tendrá el efecto contrario. Si finalmente decide no pagar el dividendo, su capital no disminuirá inmediatamente, pero sí que empeorará su prestigio y los accionistas no confiarán en ella. Por ende, éstos podrían incluso vender sus acciones. Así que, es imprescindible para una compañía realizar un cálculo más o menos acertado del dividendo que podrá ofrecer a sus accionistas y cumplirlo.

¿Qué es la rentabilidad por dividendo?

La rentabilidad por dividendo, frecuentemente llamada yield por su nombre en inglés (Divident yield), es una herramienta que permite al accionista saber cuánto podría ganar con los dividendos de una empresa. La fórmula matemática es la siguiente:

Rentabilidad por dividendo

En dicha fórmula, el dividendo por acción es la cifra que espera una empresa pagar como dividendo próximamente, mientras que el precio de la acción es la cotización actual de la compañía en la bolsa de valores. Por ejemplo, si una compañía espera dar 1 euro de dividendo y ha cotizado su acción a 5 euros, entonces su rentabilidad por dividendo sería de un 20 % ya que 1/5 = 0,2 x 100 = 20 %. Todas las compañías presentes en la bolsa exponen este dato diariamente, por lo que aquellos que estén interesados en invertir, pueden observar cuáles son las compañías que más les interesan.

Para saber si un yield es bueno o no, es importante conocer cuál es el tipo de interés de un depósito en el país en cuestión. Si éste se aproxima a la cifra, estará más o menos bien. Sin embargo, no hay que olvidar que la rentabilidad por dividendo no describe a la empresa por completo, sino que es un dato más para tener en cuenta, junto a otros como el histórico de dividendos.

¿Por qué las empresas pagan dividendos?

Para poder responder por qué las compañías pagan dividendos, hay que tener en cuenta que este tipo de empresas suelen estar consolidadas en el mercado y no ofrecen expectativas de crecer en el futuro. Un ejemplo de ello podría ser McDonald’s, que como se puede observar en eToro, actualmente está cotizando en la bolsa de valores. Si bien es una empresa estable de inmenso éxito mundial, por lo general no ofrecerá beneficios destacables si se especula con sus acciones, pues éstas no subirán su precio de forma considerable si no sucede un evento especial.

Por ello, con el objetivo de incentivar la compra de sus acciones, las empresas de este tipo reparten dividendos. De este modo, el inversor puede asegurarse unos ingresos con dichas rentas y sumarlos a aquello que obtenga cuando especule con las acciones. Lo opuesto sucede si nos planteamos cómo operan empresas en crecimiento como Tesla, que aunque ya tiene cierta firmeza en el mercado, está en continua expansión. Por consiguiente, en vez de repartir dividendos, lo que hace es reinvertir sus ganancias para seguir ampliando su negocio y así subir el precio de sus acciones. En este caso, el inversor obtendría sus beneficios especulando con ellas.

Por todo lo anterior, no resulta una sorpresa que la mayoría de las empresas de la bolsa española que pagan dividendos sean compañías con décadas de experiencia que son conocidas por gran parte de la población. A continuación, veremos algunas de las que ofrecen una mayor rentabilidad por dividendo actualmente.

Nombre Precio Rent. / Div.
REPSOL 7,87 12,79 %
TELEFÓNICA 4,08 9,64 %
MAPFRE 1,63 8,39 %
ENDESA 23,51 6,81 %

Fuente: elEconomista.es (Fecha de consulta: 07/07/2020)

¿Cómo y cuándo se cobran los dividendos?

El calendario de dividendos cuenta con varias fechas, las cuales son determinadas por la Junta Directiva. El primer momento de importancia es la fecha de anuncio del dividendo, momento en que la Junta menciona de cuánto será el dividendo. Después, en la fecha de registro, la compañía verifica cuáles son los inversores que cumplen los requisitos necesarios para cobrarlos. Por su parte, la fecha ex-dividendo o de reinversión es clave para el pago, dado que los inversores deben tener las acciones en este momento si desean cobrar dividendos. Finalmente, en la fecha de pago, se realiza el ingreso correspondiente de los dividendos.

Si se decide invertir en eToro, tanto en un ETF (Exchange Trade Fund), acción o índice que proporcione un dividendo, éste se puede cobrar a través de la plataforma de forma sencilla. Si tiene posición de venta, el dividendo se restará del saldo disponible, mientras que si la posición es de compra, la renta se sumará al saldo. En el caso de contar con posición de CFD (Contract for Difference), el dividendo se plasmará en el saldo correspondiente a la fecha de reinversión. Cuando se dispone de posición garantizada con un activo real, se recibe el desembolso en la fecha de pago.

¿Cuáles son los impuestos de los dividendos?

Los impuestos que deben pagarse al obtener dividendos dependen de cada país, pues no existe una normativa universal. Aun así, lo más común es tener que pagar cierto importe. Es imprescindible estar al día con los datos de cada territorio, pues pueden variar anualmente. En la actualidad, de acuerdo con el articulo 25.1.a) de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del IRPF, en España los dividendos son rendimientos de capital mobiliario.

Por ello, éstos deben figurar en la declaración de la renta, ya que se pagará entre un 19 % y un 23 % del importe recibido. Es importante no confundirse con la normativa previa a la reforma del 2015, la cual dejaba a los usuarios cobrar hasta 1.500 euros sin necesidad de tributar. Por ahora, sea cual sea la cantidad, se deben pagar impuestos. Asimismo, en la declaración de la renta se han de separar los beneficios posibles que se hayan obtenido por haber vendido alguna acción y aquellos cuyo origen sean los dividendos.

¿Es mejor invertir en dividendos o en trading?

Ahora que sabemos la definición de dividendo y todo lo que conlleva, podemos reflexionar sobre si es mejor invertir en ello o en trading. En este caso, se podría decir que la situación es relativa, dado que dependerá de los objetivos del inversor. El trading, que consiste a grandes rasgos en comprar y vender activos para obtener beneficios, requiere una considerable formación, mientras que el mundo de los dividendos es parcialmente más sencillo de entender. Ambos pueden ofrecer beneficios destacables, pero el trading tiene la capacidad de brindar altas ganancias con inversiones más pequeñas.

Asimismo, es preciso tener en mente que el trading es más arriesgado, y por lo tanto requiere de una técnica más estudiada. Invertir en dividendos está más orientado a aquellos que no buscan ganar grandes cantidades, sino que desean un ingreso pasivo constante. Por esta razón, se recomienda diversificar la cartera para que haya más probabilidades de éxito y por lo tanto de estabilidad. En eToro encontrarás opciones tanto si prefieres empezar tu estrategia inversora de dividendos como si quieres comenzar a invertir en trading a través de tu teléfono móvil.

En definitiva, el mundo financiero dispone de múltiples alternativas para ganar beneficios, y tanto la inversión en trading como en dividendos son excelentes opciones. Los últimos, que por lo general se cobran en efectivo, precisan que se estudien conceptos como el yield, y se pueden obtener de empresas tan relevantes como Telefónica o Endesa. Son una notable elección para aquellos inversores que quieran tener ganancias constantes y prácticamente seguras, así que no dudes en echar un vistazo a las empresas y plantear si pueden ser una buena opción para ti.

Obtén toda la información necesaria sobre los Dividendos a través de eToro.


Esta información es solo para fines educativos y no debe considerarse un consejo de inversión, recomendación personal o una oferta o solicitud para comprar o vender instrumentos financieros.

Este material se ha preparado sin tener en cuenta ningún objetivo de inversión o situación financiera en particular. No se ha preparado de acuerdo con los requisitos legales y reglamentarios para promover la investigación independiente. Cualquier referencia al rendimiento previo de un instrumento financiero, índice o producto de inversión empaquetado no es, y no debe considerarse, un indicador confiable de resultados futuros.

eToro no se responsabiliza ni asume ninguna obligación en cuanto a la precisión o integridad del contenido de esta guía. Asegúrese de comprender los riesgos involucrados en el comercio financiero antes de comprometer su capital. Nunca arriesgue más de lo que está dispuesto a perder.