Si lleva un tiempo operando en los mercados financieros, se habrá percatado de la gran versatilidad disponible a la hora de abrir y cerrar oposiciones. Probablemente ya conocerá diferentes estrategias para obtener los mayores rendimientos con el mínimo de riesgos posibles y también habrá podido comprobar en primera persona que no siempre lo que les funciona a otros le da buenos resultados a usted.

tabla de contenidos

Traders e inversores, ¿son la misma cosa?

Tipos de operativas que se clasifican por marcos temporales

Tipos de operativas que no se clasifican por marcos temporales

¿En qué consiste la inversión en valor o value investing?

Qué tipo de estrategia elegir

Si, por el contrario, acaba de aterrizar en el apasionante mundo de la inversión y el trading, le avisamos de que no hay un único enfoque válido a la hora de ganar dinero con su operativa. De todo esto vamos a hablar hoy en eToro, para que conozca todas las opciones que tiene a su alcance. Ya le anticipamos que son variadas y para todos los gustos.

Traders e inversores, ¿son la misma cosa?

Son muchos quienes utilizan trader e inversor como palabras sinónimas que pueden utilizarse indistintamente. Pero lo cierto es que se refieren a dos actividades que no son exactamente lo mismo. Si bien traders e inversores participan en los mismos mercados, no lo hacen de la misma manera. Es decir, la definición de trading y la de inversión no es la misma. Mientras que un trader mantiene, por lo general, un considerable nivel de participación en los mercados, con entradas y salidas más o menos frecuentes, un inversor suele hacer una compra y olvidarse de ella durante un largo periodo de tiempo, que puede llegar a varios años e incluso décadas enteras.

Tipos de operativas que se clasifican por marcos temporales

¿En qué consiste el scalping?

En que consiste el scalping

El scalping es una estrategia de trading en la que el trader se centra en abrir y cerrar operaciones con un marco temporal corto, con un recorrido breve entre el precio de entrada y el de salida. Hablamos, pues, de una operativa a muy corto plazo, en el que una operación puede permanecer abierta apenas unos segundos o minutos.

Un scalper puede abrir una posición de compra y mantenerla durante un minuto para cerrarla inmediatamente a continuación. Se trata de una estrategia de trading orientada fundamentalmente a operadores activos que desean tomar decisiones inmediatas y lanzarse al agua sin vacilaciones. Hablamos también  de un estilo de trading que exige una gran  concentración. Por lo tanto, es poco recomendable para personas que tengan tendencia a distraerse.

Cabe destacar que la figura del scalper está más amenazada que nunca a día de hoy por la irrupción del trading de alta frecuencia automático. Contra los sofisticados sistemas de trading automático de los grandes bancos de inversión, los scalpers humanos lo tienen muy complicado a la hora de obtener beneficios de manera constante. Por lo tanto, quizá no es la opción más recomendable, especialmente a la hora de iniciarse en el competitivo mundo del trading. Podría decirse que la piscina del scalping está repleta de tiburones hambrientos.

La diferencia entre el scalper y el swing trader

Hay quien confunde la figura del scalper con la del swing trader, pero lo cierto es que no tienen mucho que ver. Mientras que el primero apuesta por concatenar entradas y salidas en el mercado en periodos que pueden ir desde los segundos hasta los minutos, el segundo opera en un marco temporal de más de un día.

En que consiste el swing trading

La figura del swing trader es una de las más seguras para los operadores menos experimentados. Por una parte, permite que nos distanciemos del mercado evitando obsesionarnos con sus movimientos. Y, por otra parte, seguimos siendo capaces de beneficiarnos de las volatilidades. Si bien quizá no logremos obtener las rentabilidades disponibles en la operativa intradía de la que vamos a hablar a continuación, ciertamente podremos tener mucho éxito con un enfoque de swing trading.

La operativa intradía o intraday

En que consiste la opeativa intradia

A medio camino entre el scalper y el swing trader encontramos la figura del day trader o trader intradía. Este estilo operativo apuesta por abrir y cerrar operaciones dentro de una misma sesión bursátil, para evitar así los riesgos propios de dejar operaciones abiertas por la noche. Así, al finalizar cada jornada, los traders cierran sus posiciones abiertas y registran sus ganancias y pérdidas. La clave aquí está en la gestión del dinero y en el cálculo de las entradas y de las salidas.

El trading intradía es una de las estrategias de trading más populares en plataformas como eToro, ya que permite un equilibrio al situarse en un punto intermedio en comparación con el resto de estilos operativos. Además, permite aprovechar a nuestro favor la volatilidad, lo que en última instancia nos permitirá obtener mejores rendimientos si sabemos jugar bien nuestras cartas. Y es que pocas operativas consiguen explotar a su favor tan bien las bondades del interés compuesto. Se trata de un estilo de trading agresivo que persigue aprovechar todas las oportunidades que los mercados ofrecen cada día.

La inversión a largo plazo o long-term

En el polo opuesto al scalping nos encontramos la inversión a largo plazo o long-term, conocida también entre los operadores como posicional. Refleja una preferencia temporal totalmente distinta a la de los scalpers. En este estilo de trading, el operador abre una posición y la mantiene durante periodos más o menos prolongados, que pueden llegar a ser de varios años. En este estilo se enmarcan normalmente las inversiones tradicionales, aunque también puede considerarse trading.

Los defensores de este estilo destacan como principales ventajas de esta estrategia la menor necesidad de un seguimiento detallado de la evolución de los gráficos técnicos y la posibilidad de atrapar movimientos de tendencia muy grandes. A cambio, se exige capear los temporales de los mercados bajistas sin pestañear. Este estilo se recomienda para personas con mente fría, que no correrán a pulsar el botón de vender a la primera de cambio y que tienen capacidad para ignorar las pequeñas fluctuaciones a corto plazo inevitables en cualquier mercado financiero.

Tipos de operativas que no se clasifican por marcos temporales

Si bien algunos de los principales tipos de trading destacan por seguir plazos temporales más o menos fijos, lo cierto es que también existen estilos de trading que se rigen por otros parámetros. A continuación, le explicamos brevemente algunas de las operativas más populares que no se basan en horizontes temporales determinados.

El trading de tendencia

En todos los horizontes temporales podemos aplicar un estilo operativo basado en el seguimiento de la tendencia. Es decir, operaremos no en función de marcos temporales fijos, sino con arreglo al desarrollo y al mantenimiento de una tendencia dada (alcista o bajista). Para poder poner en práctica este tipo de trading, es necesario contar con unos conocimientos mínimos de análisis técnico que nos permitan identificar las tendencias y evaluar la salud de estas. Por ejemplo, una estrategia muy común adoptada por los traders de tendencia es comprar un activo cuando la media móvil de 50 periodos cruza al alza la de 200 periodos y venderlo cuando la media móvil de 200 periodos cruza a la baja la de 50 periodos. En los periodos de lateralidad, es decir, sin tendencia definida, los traders de tendencia permanecen sin posiciones abiertas.

El trading social

El trading social es una de las últimas revoluciones a nivel de operativa inversora. Tras el desarrollo de las redes sociales, ha surgido una nueva tendencia en el mundo de las inversiones, conocida como trading social. Se trata de un novedoso estilo de trading que se basa en la replicación de las decisiones tomadas por otros operadores.

La principal ventaja es que con este enfoque ya no es necesario aprender a hacer análisis fundamentales o técnicos para desarrollar una estrategia de trading exitosa. Bastará con limitarse a copiar lo que hacen los traders que tengan un buen registro histórico de ganancias a sus espaldas. Si desea optar por esta nueva modalidad operativa, tiene a su alcance la innovadora solución de trading social que le ofrece eToro: ¡copiar a otros inversores ya no es cosa de ciencia ficción!

 

Este novedoso estilo de trading ofrece ventajas únicas, impensables hasta hace poco. La principal es que, para cada vez más operadores, el trading social se ha convertido en un instrumento de decisión por derecho propio, al mismo nivel que el análisis técnico o el análisis fundamental.

Además, gracias a la creación de filtros de clasificación de traders como los que ofrece eToro, los traders novatos pueden mirar el ranking de los mejores traders para saber a cuál conviene copiar. Así también podrán diversificar su dinero entre varios operadores veteranos, para aumentar la posibilidad de obtener beneficios y reducir el riesgo de replicar las operaciones de un único trader que se rige por una sola estrategia.

¿En qué consiste la inversión en valor o value investing?

La inversión en valor, conocida también como value investing es un estilo de inversión que requiere una buena capacidad analítica. Algunos inversores como Warren Buffet se han enriquecido con este estilo de inversión, que consiste principalmente en comprar activos que tengan un análisis fundamental sólido, sin tener tanto en cuenta el análisis técnico, sino el valor intrínseco que nos ofrecen.

Para ello acudiremos, por ejemplo, a los estados financieros de una compañía para tratar de averiguar si se halla en situación de sobrecompra o de sobreventa. A veces encontraremos discrepancias y así podremos abrir operaciones con posibilidades de éxito. Ahora bien, puede que tengamos que esperar varios años antes de que los traders se den cuenta mediante el análisis técnico del valor real de la compañía.

Diferencia con la inversión de crecimiento o growth investing

En contraposición a la inversión en valor o value investing, nos encontramos con la inversión de crecimiento o growth investing. Se basa principalmente en invertir en aquellos activos que consideramos que nos ofrecerán el mayor rendimiento posible por nuestra inversión. Hablamos de un enfoque ofensivo, ya que no miramos tanto la solidez de una empresa, sino su potencial de ofrecernos rendimientos suculentos a corto y a medio plazo. Para ello se hace necesario apostar por activos que no se encuentren ya en fase de maduración, ya que no lograríamos obtener los rendimientos que buscamos.

¿Qué tipo de estrategia elegir?

Decantarse por una estrategia u otra es algo muy personal. Los consejos para invertir a corto y largo plazo no son los mismos y la psicología de los diferentes estilos no es la misma. Precisamente en todo esto radica el atractivo del trading: hay un estilo para cada perfil de trader y explorándolos todos irá descubriendo cuál es el que más se adapta a sus características personales.

Al final, no se puede afirmar que una u otra estrategia sea mejor o peor, ya que lo que le funciona a un operador puede no funcionarle a otro. El ensayo y error, junto con una buena gestión del riesgo asumido en cada operación, serán sus mejores aliados a la hora de encontrar el estilo de trading ideal para usted, según sugieren los últimos avances de las neurofinanzas.

Es importante, eso sí, que una vez que se decante por un estilo de trading, le dé un tiempo prudencial antes de saltar a otro. Muchos operadores novatos cometen el error de ir alternando sin disciplina un estilo u otro tratando de perseguir resultados que, a menudo, se convierten en verdaderos quebraderos de cabeza.

En resumidas cuentas, son numerosos los diferentes tipos de trading y todos son bienvenidos en eToro. Tanto si prefiere marcos temporales cortos como si se siente más a gusto en los más largos, nuestra plataforma le ofrece todas las posibilidades para explorar su estilo de operativa: scalper, swing trader, day trader, long-term trader, trader de tendencia, social trader, inversor value e inversor growth. Recuerde que su éxito no dependerá tanto de fórmulas mágicas sino de su adaptación a un marco temporal y a un estilo de trading que se adecúe a su experiencia y a su personalidad.