eToro
De eToro
1212 Vistas

EXPLICACIÓN DE LA BIFURCACIÓN DE BITCOIN

El pasado martes, un grupo compuesto por activistas de Bitcoin, mineros digitales y empresarios insatisfechos logró diseñar una nueva versión de la criptomoneda más famosa del mundo, dando lugar a Bitcoin Cash. Los mordaces analistas no tardaron en catalogar el incidente como “Bitexit”, algo inevitable, aunque puede que se convierta en un hecho tan histórico como promete serlo el Brexit.

¿Qué debe pensar Satoshi Nakamoto, el nombre del codificador o codificadores secretos que inventaron Bitcoin, que comenzó a funcionar como la primera criptomoneda descentralizada en enero de 2009, sobre esta escisión, una maniobra técnica conocida como “hard fork” o bifurcación dura? Después de todo, parece ser la salva de apertura a la guerra civil de Bitcoin.

La introducción de Bitcoin generó una proliferación de criptomonedas. De hecho, actualmente hay más de 900 disponibles en Internet, entre las que se encuentran Ethereum, XRP y Litecoin, aunque la original sigue siendo la más conocida y valorada a nivel mundial.

Las criptomonedas son grandes negocios, tal y como confirmó a principios de este año el primer informe de referencia sobre el tema, elaborado por un equipo del Centre for Alternative Finance (CCAF) de la Universidad de Cambridge. El estudio, que recopilaba datos de casi 150 empresas y particulares dedicados a las criptomonedas y abarcaba 38 países, demostró que el valor del mercado conjunto a abril de este año ascendía a 27,000 millones de dólares. Y en junio, tras el aumento del precio del Bitcoin, las criptomonedas experimentaron por primera vez un resultado de capitalización de mercado conjunto de 100,000 millones de dólares.

Además, el estudio concluyó que casi seis millones de personas usaban criptomonedas de forma activa (principalmente Bitcoin), lo que suponía tres veces las estimaciones anteriores. Dado que Bitcoin aún no ha cumplido una década, la fuerza colectiva de las criptomonedas “representa un nivel de creación de valor similar a las historias de éxito de Silicon Valley como AirBnB”, sugirió, y con motivos, el Estudio de referencia en materia de criptomonedas a nivel mundial del CCAF.

Pero, ¿por qué se produjo el “hard fork” del pasado martes? Los críticos de Bitcoin llevan un par de años quejándose de que, al resistirse al cambio y rechazar actualizar el código básico, no se ha podido abordar eficientemente al reciente aumento de popularidad, que se ha traducido en que su precio pase de 993 dólares por unidad a comienzos de 2017 a su actual cifra de 2700 dólares.

La velocidad, o más bien la falta de ella, es en realidad el problema central. En pocas palabras, las transacciones con Bitcoin se finalizan cuando se añade un “bloque” a la base de datos de la cadena de bloques que sustenta la criptomoneda. Tal y como se presenta, los bloques están limitados a 1 MB cada 10 minutos o siete transacciones por segundo. Hay que tener en cuenta que Visa puede gestionar 2000 transacciones por segundo. En resumen, en periodos en los que la actividad es especialmente intensa, las transacciones con Bitcoins pueden tardar horas en completarse, lo que no permite que la moneda prospere. El Bitcoin Cash pretende aliviar este problema.

Es demasiado pronto para saber si la nueva criptomoneda sobrevivirá a largo plazo, a pesar de que hay opiniones divididas en cuanto a su creación. “La bifurcación es un hecho valioso [sic]. Al igual que las mutaciones de ADN, permite una evolución más rápida”, escribió Fred Ehrsam, cofundador de Coinbase, en Twitter.

“Bitcoin Cash no ha resuelto el proceso de escalado”, rebatió Ryan Taylor, director ejecutivo de Dash Core, una organización que se encarga del desarrollo de Dash, una criptomoneda rival. “Tan solo ha postergado el problema con bloques algo más grandes, pero sigue careciendo de una tecnología creíble para escalar hasta un número de usuarios sumamente superior”.

Derin Cag, fundador y director ejecutivo de Richtopia, que se decanta por mostrarse más neutral, me explicó: “La bifurcación tiene sus pros y sus contras. Los pros son la cobertura que dan los medios y que está haciendo que Bitcoin sea más comercial. La segunda ventaja es el desarrollo de la tecnología respecto al tamaño de bloques, lo que permite el escalado de Bitcoin o Bitcoin Cash.

Los contras son las inmensas divisiones en la criptocomunidad y la escisión en dos de la tecnología. Se trata de un debate interno que dura ya dos años y ha pasado de la diplomacia a una guerra plenamente física en agosto de 2017 con la bifurcación”.

Cag añadió: “Mucha gente, entre la que se encuentra BitMain, una empresa de hardware minero china valorada en casi 1000 millones de dólares, y personas influyentes de Bitcoin como Roger Ver, ha demostrado su apoyo a Bitcoin Cash. Personalmente, me mantendré neutral y me haré con la misma cantidad de Bitcoin y Bitcoin Cash para ver cómo evoluciona todo esto. Además de Bitcoin, el ecosistema de la cadena de bloques sigue mostrando un buen estado gracias el crecimiento de Ethereum y otras muchas empresas de reciente creación”.

Después de tan solo un día de existencia, el valor de Bitcoin Cash ascendió por encima de los 600 dólares por unidad partiendo de los 214 antes de la escisión y, según The Economist, hay ya en circulación fichas con un valor superior a los 10,000 millones de dólares, aún algo por debajo de los 47,000 millones de dólares de Bitcoin. Puede que el Bitexit no termine siendo tan perjudicial como el Brexit después de todo.

Los precios de las criptomonedas pueden fluctuar ampliamente y, por tanto, invertir en ellas podría no resultar apropiado para todos los inversores. Ningún marco normativo de la UE supervisa la inversión en criptomonedas. Su capital está en riesgo.

1212 Vistas