Avner Meyrav
De Avner Meyrav
1100 Vistas

Automóviles autónomos: el mayor avance en transporte desde la invención del automóvil

Pronto entraremos en una realidad en la que podrá meterse en su automóvil y en lugar de lidiar con el tráfico e irritarse todos los días yendo al trabajo, podrá sentarse y dejar que el automóvil se encargue de la conducción por usted. Hasta hace solo unos años, este escenario estaba reservado para las películas de ciencia ficción. Sin embargo, en los últimos tiempos, el concepto de vehículo autónomo se ha convertido en una realidad, y algunas de las empresas automotrices y tecnológicas más conocidas del mundo están dando grandes pasos en este campo, y despertando el interés entre la comunidad de inversores.

Desde los fabricantes de automóviles más destacados del mundo a las empresas tecnológicas que determinan nuestras vidas cotidianas, muchas entidades están contribuyendo a este campo para hacer de la industria de los vehículos autónomos una categoría por sí misma. Al igual que en todos los sectores industriales, el mercado de automóviles autónomos también se analiza desde una óptica financiera, y el potencial es enorme: según un estudio publicado por Intel(1), el mercado podría alcanzar un valor de 7 billones de dólares en los próximos 30 años.

Los fabricantes de automóviles pisan a fondo

Los primeros grandes actores que deben mencionarse en el espacio de los vehículos autónomos son los propios fabricantes de automóviles. Prácticamente todos los grandes fabricantes de automóviles están desarrollando algún tipo de tecnología para la conducción autónoma. En Estados Unidos, General Motors, Tesla y Ford trabajan ya en automóviles y camiones autónomos; en Europa, marcas conocidas como Fiat-Chrysler, BMW, Renault y Volkswagen están explorando esta tecnología; y en Asia, los gigantes japoneses Toyota y Honda, las grandes tecnológicas chinas Alibaba y Baidu y la corporación india Tata son solo algunas de las firmas que prevén fabricar vehículos autónomos.

El automóvil autónomo será muy diferente de los vehículos que vemos ahora en las carreteras, aunque por fuera parezcan iguales. La cantidad de sensores, la capacidad informática, los aparatos de comunicación entre los vehículos y otros componentes necesarios la convertirán en una creación de extremada dependencia tecnológica, que se asienta sobre la base de las industrias tecnológica y automotriz.

La IA al volante

Un importante componente de la tecnología del automóvil autónomo es la conducción guiada por inteligencia artificial. Recientes avances en aprendizaje automático, Internet de las cosas y visión por ordenador están haciendo realidad el sueño de que un automóvil viaje de A a B por sí solo.

Algunas de las empresas que desarrollan esa tecnología incluyen Waymo (una filial de la matriz de Google Alphabet), que no ha mantenido ningún hermetismo sobre su proyecto, pues sus automóviles de prueba recorren las calles de Silicon Valley. Otras empresas se centran en el hardware, como el gigante de fabricación de chips Intel, que declara tener tecnología suya en casi todos los vehículos de pruebas autónomos que hay. Además, ha adquirido Mobileye, una empresa de tecnología de asistencia informatizada al conductor, por 15 mil millones de dólares.

Por supuesto, hay muchas otras formas de tecnología que son necesarias para los vehículos autónomos, como la visión por ordenador, software de GPS y más, todo lo cual se está probando y desarrollando por parte de diversas empresas tecnológicas de todo el mundo.

Cómo invertir en este sector

Es increíble pensar en lo cerca que estamos de ver automóviles autónomos en las carreteras. Según el director ejecutivo de Intel, Jen-Hsun Huang, los primeros vehículos autónomos autorizados por el gobierno, seguros y completamente autónomos llegarán a la carretera a finales de 2020 (1). Este sector espera madurar y consolidarse como una industria de 800 mil millones de dólares en 15 años a partir de esta fecha, y alcanzar una capitalización de mercado de varios billones de dólares para el año 2050 (2). El automóvil autónomo podría convertirse en el mayor avance en el transporte desde la invención del motor de combustión interna, y supone una apasionante oportunidad de inversión a largo plazo.

Para que nuestros inversores de eToro tengan exposición al sector de la conducción autónoma, pronto lanzaremos la estrategia de inversión mediante el instrumento Driverless. Al utilizarlo, los inversores de eToro podrán invertir en un portafolio temático que incluya a destacadas empresas globales que fabriquen los automóviles y el hardware y el software que les permitirá conducirse solos en el futuro.

 

  1. CES 2017: Nvidia y Audi declaran que fabricarán un automóvil autónomo de nivel 4 en tres años
  2. Acelerando al futuro: el impacto económico de la economía de pasajeros emergente

Su capital está en riesgo. No se trata de un consejo de inversión. El desempeño pasado no garantiza los resultados futuros.

1100 Vistas