eToro
De eToro
487 Vistas

¿Qué es NEO? Esto es lo que debería saber antes de invertir en esta criptomoneda

2017 fue el año de irrupción de muchas criptomonedas distintas. Estos innovadores activos digitales fueron el foco de atención, y todos nos pusimos a hablar sobre Bitcoin, Ethereum y el resto del mercado de las criptomonedas. Junto al Bitcoin, muy consolidado, otras criptomonedas comenzaron a emerger y a labrarse su propia reputación.

Un ejemplo es NEO, una criptomoneda con sede en China que en 2017 se las arregló para alcanzar una capitalización de mercado de miles de millones y consolidarse como una de las 10 primeras criptomonedas. NEO se lanzó recientemente en eToro, por lo que hemos elaborado esta práctica guía como ayuda para familiarizarse con esta criptomoneda.

Los precios de las criptomonedas pueden fluctuar ampliamente y, por tanto, invertir en ellas podría no resultar apropiado para todos los inversores. Ningún marco normativo de la UE supervisa la inversión en criptomonedas. Su capital está en riesgo.

¿Qué es NEO?

Lanzada en 2014, NEO (anteriormente AntShares) se creó como plataforma de aplicación de cadenas de bloques y como un sistema de contrato inteligente llamado NeoContract. La empresa que está detrás de NEO se llama Onchain, dirigida por el emprendedor chino Da Hongfei. En la red de NEO se utilizan dos monedas: NeoGas (GAS), que se emplea para ejecutar aplicaciones, y NEO, que se usa con fines de gestión, como realizar votaciones en la plataforma. Al igual que una empresa que cotiza en bolsa, cada NEO representa un voto, razón por la que no se puede dividir.

NEO a menudo recibe el nombre de «el nuevo Ethereum» o el «Ethereum chino», pues tiene varias cosas en común con la segunda mayor criptomoneda del mundo. Por ejemplo, ambas pueden utilizarse para la creación de contratos inteligentes y también sirven como plataforma para la programación de aplicaciones de cadenas de bloques. Sin embargo, también hay varias diferencias entre ellas.

NEO frente a Ethereum: diferencias principales

  1. Centralización frente a descentralización: aunque NEO es democrática, Onchain sigue teniendo el control absoluto de la plataforma y podría, por ejemplo, actualizar toda la red sin necesitar el consenso de los usuarios. En cambio, Ethereum se creó para estar completamente descentralizada.
  2. La criptomoneda: el token de la plataforma de la cadena de bloques de Ethereum se llama Ether, sin embargo, se ha vuelto tan popular que el nombre Ethereum se utiliza ahora como sinónimo de Ether. El Ether es la única criptomoneda permitida en la plataforma de Ethereum. En cambio, NEO admite los tokens NEO y GAS, y cada uno se emplea con un fin distinto.
  3. Bifurcación: se crea una bifurcación en la cadena de bloques cuando se despliega una actualización y no hay suficientes miembros en la red que la aprueben, lo que da lugar a una división y a la creación de una red paralela. Una de las bifurcaciones duras más célebres en la historia de las criptomonedas tuvo lugar en la red de Ethereum, en la que finalmente se creó Ethereum Classic. Con NEO, esto no podría suceder, ya que su código no admite bifurcaciones.
  4. Oferta: NEO se creó con un límite superior de 100 millones de tokens que en última instancia se pondrán en circulación. Ethereum, en cambio, tiene una oferta potencialmente ilimitada, dictaminada por los mineros de la red.

¿Qué dirige el precio de NEO?

Al igual que en todos los activos financieros, existen bastantes factores que podrían afectar al precio del NEO. No obstante, algunos pueden tener un mayor impacto que otros. Uno de esos factores es el precio del Bitcoin, que a menudo sirve de referencia para la industria, y puede impulsar una tendencia a la baja o al alza, dependiendo de la dirección en la que se mueva.

Otro factor que puede afectar al NEO es su posible relación inversa con el precio del Bitcoin. A finales de 2017 y principios de 2018, el gobierno chino comenzó a aplicar una política de mano dura con las criptomonedas, con una fuerte regulación de la industria e incluso con prohibiciones en algunos aspectos. Sin embargo, cuando Da Hongfei creó el NEO, lo hizo teniendo en mente a las autoridades reguladoras de China. Básicamente creó NEO de tal modo que cumple las regulaciones y podría adaptarse fácilmente a otras nuevas que puedan surgir y entrar en vigor. Esto significa que el NEO a veces puede tener una relación inversa con los precios del Bitcoin, si el movimiento en el precio de este último proviene de las restricciones impuestas en China.

Inversión en NEO a través de eToro

Al igual que muchas otras criptomonedas, el NEO se disparó en 2017, cuando alcanzó una capitalización de mercado de miles de millones y se convirtió en una de las 10 primeras criptomonedas (por capitalización de mercado). NEO es la última incorporación a la selección de criptomonedas en continua evolución de eToro, y se une a otras como Bitcoin, Ethereum, XRP o Bitcoin Cash, mientras seguimos permitiendo que nuestros clientes gestionen todas sus necesidades de inversión a corto y a largo plazo desde un solo lugar. Comprar y vender NEO a través de eToro es tan sencillo como hacerlo con cualquier otro activo de la plataforma y se puede realizar con solo unos clics.

Los precios de las criptomonedas pueden fluctuar ampliamente y, por tanto, invertir en ellas podría no resultar apropiado para todos los inversores. Ningún marco normativo de la UE supervisa la inversión en criptomonedas. Su capital está en riesgo.

*Nota: NEO cuenta con un límite en la cantidad diaria que se puede invertir a través de eToro. Cuando alcance su límite diario quedará cerrado a nuevos inversores, y se reabrirá al día siguiente. Por tanto, podría no estar disponible periódicamente para invertir en ella a lo largo de un día concreto.

487 Vistas