Cuando el FOMO gana (todavía) al FOOP

Situación global

Un lunes las bolsas caen por los miedos a la quinta ola de la pandemia en su versión Delta, un viernes suben las bolsas pese a los máximos anuales de contagios observados en muchos países pese a la variante Delta. Y en esta situación de disonancia cognitiva en la que se encuentran muchos inversores, por aquello de tener que seguir permaneciendo en mercado pese al miedo que estos niveles implican, el S&P500 vuelve a marcar máximos históricos. Y son ya 40 las sesiones de 2021 donde se han conseguido esos records de cotizaciones, cantidad no vista desde 2017. Enfrentarse a acciones USA en máximos, precio de las viviendas en máximos, ingresos de las empresas en máximos, puestos abiertos de empleo en máximos, IPC Core en máximos desde 1991 y un balance de la FED en máximos al superar los 8,24 Billones de USD provocan esa sensación de estar obligado a permanecer comprado pese al temor a estar ante una situación de FOOP, el nuevo término que empezarás a ver publicado en muchos medios (Fear of over pricing)

En este contexto, vengo avisando de los parámetros que no debemos dejar de revisar al intentar entender cuándo se puede producir el cambio de pendiente. Volatilidad, beneficios empresariales y flujos como los máximos exponentes de esas modificaciones en la tendencia. De momento y a la vista del siguiente gráfico centrado en los inversores retail, lo que sucede con este colectivo sigue en línea con las grandes magnitudes globales, es decir, aumento sin precedentes en el último año que, si bien me genera cierto temor a que son siempre estos inversores los últimos en llegar al mercado en zona de máximos, el volumen que están alcanzado no se había visto con anterioridad.

S&P

Demostrada la validez del soporte 4240-4250, las opciones de ir a buscar niveles inferiores se han desvanecido de momento. Desde esa referencia, cruce con la media de corto plazo, la reacción al alza del índice ha sido espectacular y ha conseguido superar la zona de máximos previa de los 4380. Ahora tenemos otra vez al S&P en subida libre, sin riesgo de entrar en sobre-compra a corto plazo y con la nueva demostración de fuerza que deja a los bajistas totalmente despistados. Sin embargo, no debemos dejar de aplicar nuestros stops de protección y no olvidar que el riesgo, en todo tipo de inversiones, existe y seguirá existiendo.

En plena temporada de resultados, seguimos insistiendo en la necesidad de observar no tanto los datos pasados del Q2 que se presentan, sino cuáles son las perspectivas que las compañías nos ofrecen y cómo las interpreta el mercado.

Para cerrar el círculo, un vistazo a los niveles de valoración medido por el CAPE Ratio de Shiller nos pone en aviso de dónde estamos a nivel histórico. Si bien las cosas han cambiado mucho en la última década tras la llamada “era de estímulos”, ser conscientes de estos niveles ayudarán a gestionar mucho mejor el riesgo cuando éste nos sorprenda con mayor volatilidad.

IBEX-35

Han aguantado, de momento, los 8250 punstos que establecíamos como soporte importante antes de ver los 8000. Desde ese nivel, importante rebote que se planta justo ante la zona decisiva de los 8800 puntos. Si es el Ibex capaz de recuperarlos, todo podrá ser visto como un mero ajuste y, pensar en recuperar los 9200 una posibilidad. Pero si esa referencia no se supera, podemos pasar a un proceso laterar delimitado por los 8200-8800 en el corto plazo.

Bitcoin

Es evidente el modo FOOP que se ha vivido en los criptoactivos. Muchos inversores, incluso de aquellos que presumen de tener conocimientos fundados para moverse en este espacio, se han quedado atrapados en Altcoins cuyos proyectos veremos si tienen o no la capacidad de recuperación necesaria a nivel de precios. Otros sin tanta idea del ecosistema, han entrado en modo FOOP o miedo a estar comprado a precios totalmente absurdos, y han vendido a mercado sus posiciones, formando los que muchos llaman un momento de capitulación. Esta idea es la que muestra la ratio STH donde se puede observar como pocos inversores a corto plazo mantienen sus posiciones en pérdidas. Históricamente, este tipo de lecturas han significado justo esa capitulación final.

Desde un punto de vista técnico y pese al susto semanal observado, con mínimos por debajo de los 30.000 USD, seguimos dentro de la zona 30.000-42.000 como referencia a vigilar. Si la zona 29.200-29500 se pierde, directos a los 24.000 USD. Por arriba, seguimos manteniendo los 35.000 primero y los 42.000 como niveles a superar para pensar en movimiento al alza.

 

134 Vistas