S&P500 y sus 44 máximos históricos anuales Bitcoin a por los 51.000 USD

Situación global

Parece no tener fin el potencial del S&P500 que, pese a las advertencias que venimos haciendo sobre no olvidarse nunca de gestionar el riesgo, sigue escalando máximo tras máximo sin tener claro dónde está el límite. En concreto y para 2021 son ya 44 las sesiones donde se ha logrado un registro de máximo histórico, magnitud no vista desde 2017. Tipos de las hipotecas USA a 30 años en el 2,77% (su mínimo histórico es de este año en el 2,65%), tasa de desempleo en el 5,4% en lo que supone la menor desde la pandemia, empleos abiertos a la espera de trabajadores en máximos históricos y unas empresas que, al 89% reportado, consiguen ganar más que nunca. De facto, de aquellas, el 87% ha ganado más de los esperado, magnitud que supone estar muy por encima de lo sucedido de media en el pasado (75%). Si consideramos ese dato como el definitivo, las empresas habrán sido capaces de ganar en agregado, un 17% de lo esperado.

En este sentido, son ya varias las casas de inversión que están ajustando al alza sus objetivos para el S&P500 en función de distintas variables. Goldman establece, en función de los tipos y su previsión de EPS, un objetivo en los 4700 puntos si el 10 años se sitúa en el 1,6%. Los distintos escenarios pueden verse en este gráfico.

S&P

Se mantienen los 4370 que fijamos como el primer soporte de corto plazo. Más abajo, la clave real pasa por los 4240-4250. Desde esos niveles, nuevo máximo anual y objetivo en los 4500 puntos. Parece todo de libro pues la fortaleza de este índice es absoluta. Tal vez por este mismo motivo sea necesario volver a advertir de la necesidad de no confiarse y actuar siempre con la máxima diligencia. Selección de valores correcta, nivel de riesgo acorde a nuestro perfil y percepción de la realidad no contaminada por el optimismo del momento. El S&P500 sigue en subida libre, tiempos de ponerse el paracaídas y seguir disfrutando de las vistas pero, repetimos, con el paracaídas bien atado y comprobado su correcto funcionamiento.

A nivel de volatilidad medida por el VIX, seguimos muy cerca de los niveles mínimos anuales, con lecturas inferiores a los 20 puntos y sin generar, de momento, señales de alarma. Siga este indicador como indicador de cambio de las condiciones de riesgo.

IBEX-35

Sigue siendo el Ibex-35 uno de los peores índices en comportamiento relativo de las economías desarolladas. Si bien esta semana hemos asistido a ciertas muestras de mayor fortaleza, la zona clave de los 8900-9000 marca el nivel a batir antes de pensar en nuevas cotas. Aumenta el momentum, ciertos sectores como el bancario parecen recuperar fuerza y pensar en superar esas resistencias es una posibilidad a contemplar. La zona de control queda ahora en los 8750-8800 y necesitamos que el sector de la economía social repunte para creer en la capacidad de atacar los 9000 primero y los 9200 después.

Bitcoin

La importancia de entender y observar los flujos, en todo tipo de activos, se hace aún más evidente en el caso de los criptoactivos. Bien sea por el estado inicial del ecosistema, bien por el perfil de los inversores que deciden buscar cierto posicionamiento, lo cierto es que operar sin entender cómo funcionan y evolucionan dichos flujos puede llevar a situaciones complejas. Si bien no es un parámetro a analizar de forma individual, unido a otra serie de magnitudes permitirá entender el momento de la tendencia. De este modo y si atendemos al gráfico siguiente, nos damos cuenta de la capitulación (y pérdida) sufrida por una parte de los especuladores de corto plazo. Fueron los que compraron en el periodo enero-mayo y los que vendieron en el periodo mayo-julio. Por el contrario, los inversores a más largo plazo, han realizado un movimiento contrario, siendo ahora los que han entrado a niveles de los 30k USD.

Esta situación coincide con una reversión del Funding Rate, que pasa de terreno negativo a positivo, en una clara señal de vuelta del optimismo al mercado.

Desde un punto de vista técnico, la superación de los 42000USD marca una ruptura digna de estudio. Tras el movimiento iniciado en los 30.000USD, ser capaz de superar esa zona indica un cambio de tendencia con objetivo inicial en la zona de los 47.000USD primero y los 51.000 USD como objetivo inicial. Si bien es cierto que hay que alertar de la entrada en sobre-compra, estar ante la media de las 200 sesiones y cierta verticalidad que puede suponer descargas de corto plazo, es innegable el cambio de fondo del bitcoin (BTC). Un escenario probable sería experimentar un pull-back hasta los 42.000USD para, digerido este primer tramo, intentar las cotas anteriores. Como siempre, niveles Stop bien definidos antes de operar.

 

319 Vistas