¿Peligro inminente o hemos entrado ya en zona de alerta máxima?

Situación global

Entramos en una semana de aquellas que podemos considerar como “clave” para entender el desarrollo futuro de las cotizaciones. De un lado, las presiones inflacionarias no están mostrando signos de relajación y el mercado sigue dudando de la “transitoriedad” de las últimas alzas. De otro lado, varios frentes abiertos deben empezar a arrojar cierta luz que el mercado podrá interpretar de distintas formas y que, a mi entender, significará el inicio/continuación de un camino u otro. Los paquetes de infraestructuras de Biden y su final resolución, los nuevos datos de la pandemia y su variante Delta, las presiones inflacionarias, la decisión de los bancos centrales y una semana cargada de resultados empresariales harán, a buen seguro, que este mes de julio no sea, para nada, de los aburridos.

En US y tras el inicio de la temporada de resultados, seguiremos atentos a la evolución del USD, los mensajes que desde la FED se van sucediendo y la confianza del consumidor. La segunda semana de presentación de resultados arrojarán más luz sobre lo que podemos esperar el resto del año y la atención se centrará en la fecha del 29 de julio. Del lado europeo, el BCE tiene reunión esta semana y se esperan ajustes en la política monetaria tras los cambios sobre el “below, but close to 2%” al “2%”.

Mientras tanto, son muchos ya los que alertan de la concentración que tras años de política monetaria y fiscal acomodaticia se ha producido del lado de la riqueza. A día de hoy, un 10% de los norteamericanos tienen el 89% de las acciones.

S&P

Se acercan los precios peligrosamente, a la zona que hemos marcado como de primer soporte. Hablamos de los 4300 primero y de los reales y más probables 4240-4250. Si esa zona se pierde, muchas de las estrategias discrecionales automáticas se dispararían, llevando los precios hasta el siguiente nivel clave de los 4080-4060 puntos. Sin embargo, el mercado ha demostrado en varias ocasiones su fortaleza y hay que esperar el desarrollo de los acontecimientos. La zona de máximos de los 4380 son el techo actual del mercado que, de superarse, abrirían un escenario totalmente diferente.

Aumento de volatilidad coincidente con la primera descarga de precios. Siendo normal y predecible, atentos a la zona de los 20 puntos y desarrollos posteriores.

Un tema interesante a resaltar es el número de componentes del S&P500 que están por encima de su media móvil de 50 sesiones. Hemos pasado de tener el 90% de los mismos por encima en abril, al actual 45%. Si bien la concentración en los FAAMG es clara y la hemos visto en el pasado como motor del índice, no está de más observar este dato en proximas sesiones.

Todo ello en un momento donde el sentimiento ha pasado a niveles de miedo.

IBEX-35

Avisamos del riesgo de un índice muy débil con objetivo en los 8450 puntos. De momento, esa es la zona de soporte inicial a vigilar pues, de perderse, nos abriría el camino hacía los 8250 primero y los 8000 como soporte relevante. La sucesión de mínimos crecientes y máximos decrecientes, vienen a manifestar esa debilidad de un indicador que, con bajo volumen de contratacción y menor atención global, parece no tener muchos argumentos a favor. Sin embaro y tal vez por aquello de la opinión contraria, dejaremos abierto el escenario de rebote hasta los 8750 puntos. Si eso se produce, la superación de los 8800 podría abrir un escenario completamente distinto.

Bitcoin

Venimos observando la concentración de volumen y de inversores en la zona clave de soporte de los 30.000USD. De momento, los datos muestran que siguen activas las manos fuertes en esas zonas y es uno de los niveles más importantes a observar en las próximas sesiones.

Desde un punto de vista técnico, seguimos dentro de la zona 30.000-42.000 como referencia a vigilar. Los movimientos se han estrechado en lo que puede ser una señal de ruptura inminente. Pero mientras eso no suceda, el Stop lo seguimos manteniendo en la zona de mínimos de los 29500. Si ese nivel se pierde, directos a los 24.000 USD. Por arriba, los 35.000 primero y los 42.000 son los niveles a superar para pensar en movimiento al alza.

13551 Vistas