Estas son las tres principales excusas que ponen los inversores

La bolsa es el único mercado con productos a la venta que todo el mundo tiene miedo de comprar. Puede parecer ilógico, pero es también lo que sucede exactamente cuando el mercado varía poco porcentualmente: cuando cae, los inversores se asustan y venden todo por pánico; en cambio, cuando sube, todo el mundo se sube al carro y justifica sus acciones con cualquier excusa clásica. Esta es la representación perfecta de la máxima: “Compre caro y venda barato”. 

Conozca las tres excusas que utilizan los inversores cuando invierten en el mercado en el blog de eToro.

Excusa n.º 1: “Ya no me gustan estas acciones, así que las vendo”

Esta es la excusa habitual de los inversores que se dejan llevar por sus emociones; necesitan emoción y adrenalina, como si estuvieran en un casino. Este deseo suele provenir de la idea equivocada de que, para lograr grandes ganancias, un inversor de éxito debe operar todos los días; sin embargo, la realidad es muy diferente: 

  • Es cierto que invertir de forma inteligente es menos emocionante, pero es aún más cierto que la única manera segura de ganar dinero en la bolsa es mantener las inversiones durante un período de tiempo significativo.
  • La mayoría de los inversores entra y sale del mercado en los peores momentos, y, por ello, pierden oportunidades clave que marcan la diferencia. 

Para obtener beneficios, por lo tanto, es necesario mantener las inversiones durante un período de tiempo prolongado, ya que es la única manera de aprovechar los beneficios del éxito de una empresa de primera línea. De hecho, las empresas de éxito tienden a aumentar sus beneficios con el tiempo y son recompensadas en forma de precios de acciones más altos, lo que aporta beneficios a los inversores que poseen sus acciones. 

Excusa n.º 2: “Volveré a invertir la semana que viene, cuando el precio sea más barato”

Esta idea a menudo se forma en la mente de los aspirantes a inversores mientras esperan que caigan los precios. Sin embargo, la realidad es que los mercados son impredecibles, especialmente a corto plazo, lo que hace imposible saber si subirán o bajarán en las próximas semanas. 

Esta forma de pensar puede venir motivada por dos condiciones diferentes:

  • La codicia o querer obtener el mejor precio cueste lo que cueste.
  • El miedo o la sensación de pánico ante las pérdidas financieras temporales si cae el precio de las acciones.

En ambos casos, el riesgo es el de perder una oportunidad en la que invertir, dado que nadie puede garantizar que el precio baje realmente en las próximas semanas.

Excusa n.º 3: “Prefiero esperar hasta que el mercado sea lo suficientemente estable para invertir”

Esta última excusa suele darse después de que el mercado haya experimentado una caída, que puede durar días o ser más a largo plazo. El problema es que, cuando los inversores dicen estar esperando a que el mercado vuelva a ser estable, lo que realmente quieren decir es que están esperando a que los precios vuelvan a subir, e inevitablemente pagan un precio mayor por las acciones que quieren. 

Esta forma de pensar proviene de la llamada aversión a las pérdidas, o la preferencia por evitar una pérdida a corto plazo en lugar de obtener un beneficio a largo plazo, lo que puede nublar el juicio del inversor.

¿Todavía no está totalmente convencido?

Si no está seguro y cree que operar a corto plazo es la mejor opción, piense en esto: 

  • Si en los últimos 15 años se ha perdido los 10 días más importantes del S&P 500, un rendimiento anual del 10 % habría caído al 5 %.
  • Si se hubiera perdido los 20 días más importantes, su rendimiento habría sido solo del 2 %.
  • Perderse los 30 días más importantes de los últimos 15 años le habría supuesto una pérdida de un 0,4 %

Media anual basada en el número de días más importantes perdidos en los últimos 15 años

Este gráfico deja claro que cualquier desviación de los rendimientos medios del S&P 500 genera una tendencia descendente acelerada, que pronto conduce a una pérdida.

Inversión a largo plazo

A modo de conclusión, puede demostrarse que si un inversor retiene sus inversiones sin vigilar constantemente los mercados, podría ganar al menos el doble de lo que gana alguien que invierte y luego se sale por error menos de una vez al año. Dado que es imposible saber de antemano cuáles serán los días importantes, retener sus inversiones es la única manera de disfrutar de los beneficios de todos estos días, sin preocuparse por las oscilaciones a corto plazo.

Su capital está en riesgo

Tomas Misson, un Popular Investor de Italia, ha escrito esta publicación. Tiene un máster en Ingeniería de gestión, y actualmente trabaja como analista de datos y negocios en una empresa de software de TIC.

Su capital está en riesgo

Esta es una comunicación de marketing y no debe interpretarse como asesoramiento de inversión, recomendación personal u oferta o solicitud para comprar o vender instrumentos financieros. Este material se ha preparado sin tener en cuenta los objetivos de inversión particulares ni la situación financiera del destinatario. Asimismo, no se ha redactado de acuerdo con los requisitos legales y normativos con el fin de fomentar la investigación independiente. Cualquier referencia al rendimiento pasado o futuro de un instrumento financiero, índice o producto de inversión empaquetado no es un indicador fiable de resultados futuros, y no se debe interpretar como tal. eToro no hace ninguna representación y no asume ninguna responsabilidad en cuanto a la precisión o integridad del contenido de esta publicación, que se ha preparado utilizando información disponible públicamente.

2846 Vistas