Para entender cómo se lleva a cabo una eficiente gestión de riesgos en el ámbito financiero, primero debemos tener presente que todos los individuos realizan este proceso en su vida diaria. La mayoría de las actividades que llevamos a la práctica, por muy simples que parezcan, pueden conllevar determinados riesgos, tal y como escoger un regalo para alguien o matricularse a un curso en una nueva escuela. Sin embargo, aceptamos tomar algunos riesgos porque tenemos segundas opciones o porque creemos que las posibilidades de fracasar son mínimas.

En el terreno financiero, la gestión de riesgos, también conocida como “risk management” por su nombre en inglés, es similar. Cuando un usuario decide realizar ciertas acciones sabe que puede ganar o perder, así que debe de estar preparado para cualquier resultado. No obstante, el ámbito de las finanzas dispone de herramientas más precisas para medir las consecuencias de las acciones, ya que gran parte de ello puede calcularse de forma matemática.

tabla de contenidos

¿Qué significa la gestión de riesgo en finanzas?

¿Cómo aplicar la gestión de riesgo en la Bolsa de Valores?

Gestión de riesgo siendo inversor

Gestión de riesgo siendo trader financiero

¿Qué es la teoría del Cisne Negro en economía?

Gestiona tu riesgo

¿Qué significa la gestión de riesgo en finanzas?

Así pues, la gestión de riesgo se puede definir cómo el proceso mediante el cual los individuos determinan los posibles contratiempos de una inversión e identifican una serie de opciones para solucionar o mitigar las consecuencias de los últimos. Por ende, para una correcta gestión del riesgo, es imprescindible que se siga una serie de fases. Para empezar, se debe de hacer un análisis exhaustivo, ya que sin éste será complicado detectar la mayoría de los contratiempos que puedan surgir. Una vez que se puntualicen los peligros del economista, llega el momento de buscar soluciones.

En definitiva, la meta principal de este proceso es brindar seguridad al inversor, incluso cuando la operación no sale de la forma deseada. Por ello, se ha de tener en mente que la gestión de riesgo no elimina el peligro como tal, sino que lo estudia de forma profunda para poder actuar en consecuencia. En ocasiones, los inversores realizan operaciones complicadas intencionalmente, dado que opinan que los riesgos que implican valen la pena en caso de tener éxito. Por esa razón, este tipo de usuarios no necesitan conocer probables escenarios para evitarlos, sino para enfrentarlos.

¿Cómo aplicar la gestión de riesgo en la Bolsa de Valores?

Para aplicar la gestión de riesgo en trading, es imprescindible conocer una serie de conceptos. Primeramente, los mercados pueden ser predecibles hasta cierto punto, pero es imposible controlar todas las variables, así que nunca tendremos la certeza absoluta de ninguna operación. Sin embargo, a través del análisis y distintas estrategias, el inversor tiene la oportunidad de arriesgarse con cierta seguridad. Por otro lado, se debe de saber cómo clasificar los riesgos, ya que de este modo será más sencillo encontrar una forma de contrarrestarlos. Entre los tipos de riesgos más comunes, encontramos los de tipo de interés, de liquidez, de mercado o de crédito.

Asimismo, es relevante considerar el tipo de mercado en el que se invierte, pues cualquiera que comience a invertir a través de eToro, se percatará de que existen distintas estrategias en función del activo seleccionado. Una vez que se ha identificado el tipo de riesgo de cada operación, es momento de plantear los enfoques adecuados. Uno de los más efectivos es analizar el comportamiento de un activo en el pasado, ya que de esta manera se puede predecir qué tan volátil puede llegar a ser. Otra opción clásica es diversificar la cartera, puesto que de esta forma, no se apuesta todo a una sola inversión. En el caso de hacer lo último, por lo general se escogen inversiones más seguras para recompensar las más arriesgadas.

Gestión de riesgo siendo inversor

 

Managing risk as an investor

En un principio, invertir y realizar trading puede parecer lo mismo, pero cuando nos referimos a un “inversor” y a un “trader” encontramos diferencias significativas. Por lo regular, un inversor realiza operaciones a largo plazo, mientras que un trader lo hace a medio y corto plazo. También existen diferencias entre sus elecciones a la hora de invertir, ya que si bien coinciden en las acciones, los inversores tradicionales apuestan por activos como los bonos, y los traders por mercados como el de las criptomonedas. A la hora de gestionar el riesgo de una inversión financiera, también actúan de manera diferente. Seguidamente, veremos algunas de las claves para gestionar el riesgo cuando se invierte a largo plazo:

  1. Escoger una estrategia a largo plazo: existen distintas estrategias para invertir a largo plazo, tal y como la del experto Warren Buffett, uno de los inversores más conocidos del mundo. Principalmente, Warren tiene en cuenta que una empresa sea sostenible con el paso del tiempo y que tenga ventaja competitiva. Por su parte, el economista John Templeton seguía principios como esquivar las empresas de moda y comprar durante las tendencias pesimistas para vender en las optimistas.
  2. Tener consistencia en las inversiones: otro punto esencial para gestionar el riesgo es ser consistente con las inversiones que se realizan. Por ejemplo, si cada dos meses se invierte en una nueva empresa sostenible, entonces se mantendrá una cantidad de ganancias más o menos aseguradas. La cifra variará según el periodo, ya que si por ejemplo el inversor cobra una serie de altos dividendos, probablemente ese mes tenga más beneficios de lo usual. Aquellos que estén interesados en los dividendos, pueden aprender más sobre ellos y crear su estrategia en eToro a través de varios consejos.
  3. Diversificar: este concepto está enlazado con el anterior, pues aunque se tenga consistencia en las inversiones, de nada servirá si siempre se invierte en el mismo tipo de activos y éstos tienen una mala época. Por consiguiente, diversificar la cartera invirtiendo en distintas compañías nos ayudará a incrementar las posibilidades de obtener ganancias. Cuántas más inversiones realice el usuario, más probabilidades de éxito habrá, incluso cuando el mercado esté en una época pesimista.
  4. Cobertura o Hedging: otra forma de gestionar el riesgo de un inversor es realizar cobertura, lo cual significa llevar a cabo una inversión que sirva para reducir el peligro de otra. Un ejemplo de ello es la cobertura directa, que consiste en tener dos inversiones opuestas de un bien determinado.

Gestión de riesgo siendo trader financiero

 

Managing risk as a trader

Como se ha mencionado anteriormente, los traders actúan de forma distinta a los inversores convencionales, puesto que están más dispuestos a tomar decisiones que conllevan riesgos considerables. Por esta razón, algunos pueden creer que ellos no necesitan realizar una gestión de riesgo, pero en realidad sí que lo precisan. Dado que los traders están especializados en las operaciones a medio y corto plazo, no pueden seguir todas las técnicas de los inversores tradicionales, así que sus estrategias varían en algunos aspectos. Ahora veremos algunas de sus tácticas más conocidas:

  1. Stop Loss y Take Profit: ambos, que se pueden utilizar en la plataforma de eToro, son conceptos que ayudan de forma considerable a evitar riesgos. El primero, que en español puede traducirse como “parar pérdidas”, es una orden que cierra una operación automáticamente si llega a un punto determinado de pérdidas. Así, se evita perder más de lo que se puede asumir. Por otro lado, Take Profit significa “tomar ganancias”, y es una herramienta que sirve para cerrar una operación cuando tiene una cantidad concreta de beneficios.
  2. Diversificar y realizar cobertura: como en el caso anterior, los traders pueden escoger activos de varios sectores, siempre con el objetivo de aumentar las posibilidades de obtener ganancias y minimizar las pérdidas. Asimismo, se puede llevar a cabo una cobertura directa en sectores como el mercado de divisas. En este caso, el trader tendría la opción de realizar operaciones con divisas correlacionadas de forma negativa, como pueden ser el euro/dólar y el dólar/franco suizo, ya que cuando uno sube, el otro baja de igual manera. 
  3. Seguir reglas autoimpuestas: una práctica manera de evitar pérdidas es tener reglas que se amolden a nuestras carteras. Para ello, se puede usar el ratio riesgo-beneficio en trading, que consiste en dividir la cifra que se está dispuesto a perder entre la cantidad de ganancias que se planea obtener. Aunque no garantiza nada al 100 %, es una ayuda para limitarnos en el caso de que el panorama no sea favorecedor. Del mismo modo, también existe la regla del 1 %, que dice que el trader nunca depositará más de un 1 % de su capital en una inversión.

¿Qué es la teoría del Cisne Negro en economía?

La teoría del Cisne Negro en el sector financiero explica que existen una serie de fenómenos imprevisibles e improbables, pero que aún así suceden y tienen considerables consecuencias en la economía. Este concepto fue ideado por el economista Nassim Nicholas Taleb, y fue inspirado por el descubrimiento de cisnes negros en el siglo XVII. Hasta que fueron encontrados, numerosos individuos dieron por hecho que todos eran blancos, y por lo tanto no tuvieron en cuenta la posibilidad de su existencia. Lo mismo pasa con algunos acontecimientos que afectan a las finanzas, que aunque sean difíciles de predecir, suceden.

 

Dealing with black swan events

Sin embargo, este fenómeno puede convertirse en una gran oportunidad y en un buen momento para invertir en bolsa. Por ejemplo, un usuario puede decidir invertir en Amazon porque, como se afirma en eToro, es la líder del comercio electrónico, pero si otra marca tan reconocida como Alibaba decide crear una submarca de electrónica y triunfa, Amazon podría perder valor. Aun así, el inversor podría obtener acciones más baratas de Amazon, y si da por hecho que la compañía se recuperará posteriormente, tendrá la ocasión de vender sus activos a un precio más alto más tarde. Por otro lado, los acontecimientos inesperados pueden tener una consecuencia negativa, así que es aconsejable estar prevenido. Para ello, se pueden seguir cuatro recomendaciones:

  1. Diversificar el portafolio: si nos planteamos la llegada de un cisne negro en el mundo financiero, es especialmente arriesgado decantarse por una sola inversión, por lo que diversificar el portafolio nos ayudará a tener distintas alternativas en el caso de que la opción principal falle.
  2. Reevaluar: cuando se realizan operaciones a largo plazo, es usual que el usuario no piense en ellas durante un tiempo, pero dado que los mercados cambian de forma constante, es aconsejable revisar el portafolio cada dos o tres meses. De esta forma, se pueden modificar las operaciones que no estén dando los beneficios planeados.
  3. Copia a otros expertos: una forma de plantear las inversiones es acceder al denominado CopyTrader de eToro, donde copiar operaciones de trading es rápido e intuitivo. Utilizando Copy Trading (que puede traducirse como “copiar trading”), no importa que tan novato sea un inversor, ya que tiene la oportunidad de tomar ejemplo de los más expertos. La plataforma de eToro dispone además de una calculadora de riesgo en trading, la cual determina qué tan volátil puede ser el portafolio de un inversor, y por ende facilita la elección del trader que se plantea copiarlo.
  4. Estar al día de las noticias financieras: diariamente podemos encontrar nuevas estadísticas de mercados y noticias relacionadas con el ámbito financiero, por lo que estar al día con éstas nos ayudará a prevenir posibles sucesos inesperados. Tras ello, podremos aprovechar las nuevas oportunidades que surjan o buscar soluciones a hipotéticos problemas futuros.

Gestiona tu riesgo

En conclusión, si nos planteamos cómo invertir en bolsa sin riesgo, se puede afirmar que existen numerosos métodos para gestionar los posibles contratiempos, pero siempre existe un mínimo riesgo en todas las operaciones. Esto se explica a través de la mencionada teoría del Cisne Negro, dado que hasta la inversión que parece más segura puede ser arriesgada si sucede algo inesperado y difícil de predecir. Sin embargo, si se conocen las distintas herramientas que cada usuario posee, ya sea un inversor tradicional o un trader, será más fácil identificar los posibles riesgos, evaluarlos y crear estrategias exitosas tanto a largo como a medio y corto plazo.

Aprende más sobre los diferentes mercados de inversión en eToro.


Esta información es solo para fines educativos y no debe considerarse un consejo de inversión, recomendación personal o una oferta o solicitud para comprar o vender instrumentos financieros.

Este material se ha preparado sin tener en cuenta ningún objetivo de inversión o situación financiera en particular. No se ha preparado de acuerdo con los requisitos legales y reglamentarios para promover la investigación independiente. Cualquier referencia al rendimiento previo de un instrumento financiero, índice o producto de inversión empaquetado no es, y no debe considerarse, un indicador confiable de resultados futuros.

eToro no se responsabiliza ni asume ninguna obligación en cuanto a la precisión o integridad del contenido de esta guía. Asegúrese de comprender los riesgos involucrados en el comercio financiero antes de comprometer su capital. Nunca arriesgue más de lo que está dispuesto a perder.