Avner Meyrav
De Avner Meyrav
215 Vistas

Invertir en IOTA: esto es lo que debería saber

Mientras continúa la revolución de la cadena de bloques, cada vez más criptomonedas salen a la luz pública no solo por su valor como forma alternativa de moneda, sino también por la tecnología subyacente que incorporan. Aunque llamar a IOTA una plataforma de cadena de bloques no está alejado de la verdad, tampoco resulta muy preciso, pues la empresa desarrolló su propia plataforma, llamada Tangle, que permite funcionar a esta criptomoneda.

Ahora disponible para invertir en ella a través de eToro, la moneda IOTA es otra interesante opción en la oferta en continua evolución de criptomonedas de la plataforma. Con múltiples usos como plataforma de Internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés), y al despertar bastante interés de las comunidades de la cadena de bloques y las criptomonedas, IOTA supone para algunos una atractiva oportunidad de inversión a corto y a largo plazo.

Los precios de las criptomonedas pueden fluctuar ampliamente y, por tanto, invertir en ellas podría no resultar apropiado para todos los inversores. Ningún marco normativo de la UE supervisa la inversión en criptomonedas. Su capital está en riesgo.

¿Qué es IOTA?

IOTA es una plataforma diseñada para permitir comunicación y transacciones rápidas en las plataformas de IoT. Como cada vez hay más objetos del hogar conectados a Internet, crece la necesidad de tener un protocolo fiable para mediar entre ellos. Por ejemplo, en el futuro próximo, un frigorífico inteligente podría «sentir» que le queda poco zumo de naranja y realizar un pedido de forma autónoma a su supermercado. Este escenario requiere una plataforma que permita transmitir los mensajes entre las máquinas y encargarse del aspecto financiero de la transacción.

Y eso es lo que IOTA está intentando hacer. Su tecnología Tangle permite que varios dispositivos se comuniquen en una amplia red que actualmente se hace más sólida a medida que va creciendo. A diferencia de las plataformas de cadenas de bloques tradicionales, IOTA no tiene mineros, ni nodos específicos que verifican las transacciones, sino que a cada dispositivo que procesa una nueva transacción se le requiere primero verificar otra anterior y registrarla en un libro de registro público. La potencia de procesamiento total de la red crece en realidad a medida que más dispositivos se vayan uniendo a ella, mientras que en la mayoría de las otras cadenas de bloques tener más miembros en la red puede llevar a problemas de latencia y tiempos de procesamiento de las transacciones más lentos.

Los creadores de IOTA estipularon crear una red sin comisiones por las transacciones y que resulte extremadamente escalable. Su arquitectura única está diseñada para hacer simplemente eso, utilizar el proceso antes descrito. Además, como comprar un solo token IOTA costaría fracciones de un céntimo, resulta bastante sencillo procesar hasta el menor de los pagos (microtransacciones), otra importante característica para una plataforma de IoT.

IOTA frente a Bitcoin: principales diferencias

IOTA es bastante diferente de las otras criptomonedas. Para resaltar estas diferencias, aquí indicamos unos cuantos factores clave que la distinguen de la primera criptomoneda del mundo, el Bitcoin:

  1. Escalabilidad: el Bitcoin depende de una red de cadenas de bloques, que requiere que los mineros procesen transacciones. Estos mineros compiten entre sí por ser los primeros en realizar los cálculos necesarios para aprobar la transacción y el vencedor gana una pequeña comisión a cambio. Con su arquitectura Tangle, IOTA eliminó la necesidad de mineros haciendo a cada dispositivo responsable del procesamiento de su propia transacción y de la solicitada por el dispositivo antes de ella. Esto minimiza los tiempos de transacción y acelera la velocidad de la red a medida que va creciendo.
  2. Microtransacciones: cada Bitcoin vale bastante, pues llega a alcanzar miles de dólares. Por tanto, resulta contraproducente usarlo en transacciones que requieren una pequeña cantidad de dinero, pues los costes de transacción podrían superar al precio de los bienes o servicios intercambiados. En cambio, un solo IOTA está valorado en fracciones de un céntimo, por lo que sería fácil utilizarlo para realizar pequeñas transacciones (como en el ejemplo del zumo de naranja antes mencionado). De hecho, aquellos que se preguntan cómo comprar IOTA sabrán que el precio de la moneda IOTA es tan insignificante que en las bolsas o plataformas de cambio cotiza en unidades de millón (MIOTA).
  3. Resistencia a la computación cuántica: aunque aún no existen ordenadores cuánticos funcionales, la comunidad científica está mayoritariamente de acuerdo en que acabarán por existir, con una potencia de cálculo inmensamente superior a la de los ordenadores actuales. Como, hasta la fecha, ninguna red de cadenas de bloques ha sido objeto de ataques informáticos, se cree que un ordenador cuántico utilizado por entidades maliciosas podría, en teoría, hacerlo. No obstante, los fundadores de IOTA declaran que han diseñado su red de forma que sea mucho más resistente a esos ataques.

¿Qué dirige el precio de IOTA?

Al ser tanto una criptomoneda como una plataforma de IoT, la gráfica de IOTA se ve sometida a diversos factores que pueden moverla en cualquier dirección. Por ejemplo, si todo el mercado de las criptomonedas estuviera inmerso en una tendencia al alza, también podría elevar el precio de IOTA, y viceversa. En cambio, si el mercado está a la baja por una percepción negativa de las plataformas de cadenas de bloques, eso podría resultar potencialmente beneficioso para IOTA, porque no es una plataforma de cadena de bloques «per se».

Por el lado del IoT, los avances relativos a la industria, su adopción por un sector que sea popular, o eventos relacionados específicamente con IOTA, como una alianza con una destacada empresa, también podrían afectar a su precio. Además, la infraestructura de IOTA es completamente original y no depende de ningún código anterior de criptomoneda/cadena de bloques. Si bien esto podría percibirse como una ventaja, hubo algunos momentos en que las críticas a la plataforma afectaron al precio de IOTA.

Inversión en IOTA a través de eToro

Desde que se lanzó en 2015, la criptomoneda IOTA ha captado muchos seguidores y se ha consolidado como una de las «criptos» cuya capitalización de mercado se cifra en miles de millones. Al entrar en la lista de las 10 primeras, IOTA es una criptomoneda popular entre inversores a corto y a largo plazo. Ahora, IOTA también forma parte de la oferta de criptomonedas de eToro, y los inversores a corto y a largo de la comunidad de eToro ya pueden añadirla a sus portafolios.

Los precios de las criptomonedas pueden fluctuar ampliamente y, por tanto, invertir en ellas podría no resultar apropiado para todos los inversores. Ningún marco normativo de la UE supervisa la inversión en criptomonedas. Su capital está en riesgo.

IOTA cuenta con un límite en la cantidad diaria que se puede invertir a través de eToro. Cuando alcance su límite diario quedará cerrada a nuevos inversores, y se reabrirá al día siguiente. Por tanto, podría no estar disponible periódicamente para invertir en ella a lo largo de un día concreto.

215 Vistas