eToro
De eToro
519 Vistas

La guía de eToro a las criptomonedas

Bitcoin (BTC)

Bitcoin (BTC)

El Bitcoin sigue siendo el pilar de la tecnología de cadena de bloques y el indiscutible rey de las criptomonedas. Es el precursor y originador de todas las categorías de cadena de bloques: el nuevo e innovador método de gestionar datos y transferencias de pago, a partir del cual han surgido otras innumerables iniciativas apasionantes de monedas digitales y proyectos de nuevas empresas.

Básicamente, la cadena de bloques permite la distribución de datos más que su copia. Bitcoin se convirtió en 2009 en la primera manifestación en la vida real del concepto de la cadena de bloques cuando un grupo de programadores desveló el software de código abierto bajo el nombre de Satoshi Nakamoto. Esto provocó un gran entusiasmo en la comunidad tecnológica mundial. Las innumerables ventajas en el futuro de las transferencias digitales, en particular para los pagos, se podían apreciar ahora con mayor claridad.

La esencia básica del Bitcoin (BTC), y de la cadena de bloques en sí misma, es que las transacciones tienen lugar entre los usuarios directamente, sin ningún intermediario. Las transacciones
se verifican por nodos de red y se registran en un libro de cuentas público, disponible para que todo el mundo pueda verlo. Esa es la cadena de bloques. Por ello, bitcoin se considera también una moneda descentralizada, y es la primera de muchas.
La red del Bitcoin no pertenece a nadie, al igual que la tecnología tras el correo electrónico o Internet. Las transacciones las verifican los mineros del Bitcoin. Todos los usuarios utilizan el mismo software y siguen las mismas reglas operativas, haciendo del Bitcoin una auténtica democracia.
Bitcoin ya no es solo una brillante idea tecnológica y científica. Ni mucho menos. Posee auténtico valor transferible. Puede intercambiarse por otras monedas, productos y servicios en mercados legales. Hay miles de cajeros automáticos en todo el mundo. En algunos lugares, se puede usar Bitcoin para pagar la compra e incluso las tasas de la universidad.
Puede afirmarse que Bitcoin ha causado furor en el mundo de la inversión en la última década. Disponible solo por unos
centavos en 2009, este año ha llegado a alcanzar un valor de miles de dólares.

No hay duda de que el Bitcoin ha permitido a algunos ganar mucho dinero. Se ha convertido en el centro de la estrategia de muchos inversores en línea en los últimos años. Su volatilidad como activo de inversión y su crecimiento explosivo como innovación técnica lo hacen increíblemente atractivo para los inversores a muy corto plazo.

Ethereum (ETH)

Aunque al Bitcoin se le sigue considerando el rey de las criptomonedas, al menos por ahora, Ethereum es posiblemente el mayor aspirante a su trono. Es la moneda que muchos ven con más posibilidades de igualar, e incluso superar, la fascinación mágica que provoca el Bitcoin.

Ethereum utiliza la misma tecnología innovadora de cadena de bloques que el Bitcoin. Pero, a diferencia del Bitcoin, no solo se trata de la creación de una nueva red para pagos en línea. Las posibilidades del Ethereum van mucho más allá. Además de utilizar su propia moneda digital (Ether), respalda el concepto de «contratos inteligentes», que básicamente son acuerdos escritos en código de software que residen en la plataforma y ejecutan transacciones automáticamente cuando se cumplen determinadas condiciones.
Esto convierte a Ethereum en un tipo de moneda muy diferente. En palabras de algunos expertos, se podría decir que aunque el Bitcoin es un nuevo mecanismo alternativo de pago en línea, Ethereum sienta las bases de un nuevo concepto de Internet.
Los desarrolladores que utilizan la cadena de bloques de Ethereum pueden crear aplicaciones para dispositivos móviles y sistemas eliminando la necesidad de utilizar ningún intermediario central. Imagine, por ejemplo, un mundo donde no necesitemos bancos para solicitar préstamos, ni agentes inmobiliarios para adquirir viviendas, ni agentes de seguros, ni siquiera, organismos de la administración.

Con las «apps» de Ethereum, en teoría, una persona no puede corromper, falsificar o destruir los datos porque estos existen de forma efectiva en varios lugares de la red. Puede resultar más segura e incluso tener tiempos de inactividad cero o muy cercanos a cero.

En su breve historia, Ethereum ya ha sufrido una gran transformación y hoy, de hecho, existen dos ramas de Ethereum, conocidas como Ethereum (ETH) y Ethereum Classic (ETC). La plataforma original de Ethereum se dividió en dos en junio de 2016, cuando un pirata informático puso al descubierto un fallo técnico. Durante el revuelo que siguió a este hecho, surgieron dos corrientes de pensamiento relativas al mejor desarrollo de la plataforma de Ethereum. Esto causó una divergencia, a la que se conoce comúnmente en el mundo de las criptomonedas como «bifurcación

dura». Ethereum Classic, que se basa en que una total democracia debe prevalecer en la plataforma a pesar de los riesgos de sufrir ataques, ha crecido mucho más despacio que Ethereum, que se basa en la necesidad de otorgar un mayor control a un grupo central de desarrolladores.

Sea cual sea la rama de Ethereum a la que pertenezca (y mucha gente pertenece a ambos bandos) el potencial de Ethereum para transformar nuestras vidas es alucinante. No es de extrañar que haya entusiasmado a tanta gente. Pero hay que recordar que todo este entusiasmo sigue girando en torno a su futuro potencial, cuya materialización queda aún muy lejos. Esto lo hace muy atractivo para algunos inversores que lo pueden considerar como una oportunidad en la que embarcarse ahora que sigue estando en su fase inicial y, por tanto, puede adquirirse a un precio que dentro de cinco años podría considerarse muy bajo.

Ethereum Classic (ETC)

A pesar de sus pocos años de vida, ya se ha producido un conflicto en la comunidad de Ethereum y una divergencia en el desarrollo técnico de la plataforma de la cadena de bloques de Ethereum, más conocida como «bifurcación dura».

Ethereum Classic (ETC) surgió de la plataforma original de Ethereum y su filosofía estriba en que la tecnología debe funcionar de forma completamente democrática en toda la base de usuarios. Tras un ataque perpetrado en la plataforma en 2016, por el que un pirata informático se apropió de una cantidad ingente de dinero al revelar un fallo técnico, la comunidad de Ethereum se mostró en desacuerdo sobre cómo actuar al respecto.
Había mucho dinero en juego y para una gran parte de la comunidad de Ethereum, eso fue lo que forzó la situación e hizo cambiar el sistema fundamental de valores para el crecimiento con éxito de Ethereum.

Un grupo de la comunidad puso en marcha un plan cuyo fin principal era reembolsar el dinero que se había perdido al introducir una especie de «contrato inteligente» e integrar medidas de seguridad para evitar ataques similares en el futuro. La propuesta
provocó mucha controversia y se produjo una división. Quienes estaban en contra de la propuesta declinaron pasarse a la nueva cadena de bloques y decidieron permanecer en la antigua, cambiando el nombre a Ethereum Classic, o ETC.

La mayoría se cambió a la nueva cadena de bloques, incluyendo muchos grandes actores de la comunidad y, por supuesto, los fundadores Vitalik Buterin y Gavin Wood. Quienes permanecieron en la plataforma original lo hicieron siguiendo un argumento puramente filosófico, pues creían en el poder conceptual de Ethereum para hacer frente a la corrupción financiera y la codicia corporativa. A estos se les etiqueta a menudo como los «criptoidealistas». El hecho de considerar esta etiqueta como negativa o positiva podría indicar a cuál de las dos ramas de Ethereum se es favorable.

Aunque a Ethereum Classic le puede faltar el empuje que ofrece hoy Ethereum, tanto en términos de aumento de valor como de rapidez del avance técnico, sigue siendo objeto de interés por parte de desarrolladores e inversores a corto y a largo plazo. Dicen que hay muchos estafadores en la plataforma de Ethereum Classic que han hecho huir a muchos inversores, pero sigue captando mucha atención básicamente por su potencial único.

¿Se desvanecerá Ethereum Classic a medida que Ethereum vaya avanzando y abriendo nuevos caminos? ¿O encontrarán los defensores de una verdadera democracia en la cadena de bloques un modo de revitalizar Ethereum Classic, darle nueva vida y demostrar a quienes dudaron de ella que estaban equivocados?
Dash

Dash

Dash es una moneda digital que se basa en el software del Bitcoin y se centra en la privacidad y la escalabilidad. Puede realizar pagos privados, instantáneos y en línea o en tienda a través de su plataforma segura de código abierto que utilizan miles de usuarios. Y la tecnología se está expandiendo con una rapidez increíble.

En ese sentido, Dash ha solucionado muchos de los problemas inherentes al Bitcoin, que giraban en torno a la lentitud en las transacciones y a la incapacidad para escalar con rapidez y convertirse en una verdadera oferta convencional para el mercado de masas. En comparación, Dash se ha diseñado desde el principio como una plataforma de moneda escalable y sencilla que permite una adopción masiva.
Además de las recompensas tradicionales por minar Dash, los usuarios también se ven recompensados por utilizar y mantener unos servidores especiales llamados «masternodes» (nodos maestros). En resumen, estos nodos maestros proporcionan una buena parte de la infraestructura de red en la que opera Dash.
El Bitcoin funciona en una red de un solo nivel con un tiempo medio por bloque de diez minutos. Requiere seis bloques para confirmar por completo una transacción, lo que
significa que una transacción de Bitcoin puede tardar una hora en completarse.
Dash funciona en una red de dos niveles. El primer nivel opera de forma muy parecida a la red del Bitcoin, pero el segundo nivel, que incluye estos servidores conocidos como nodos maestros, permite el uso de otras funciones operativas como transacciones instantáneas (InstantX), transacciones privadas (Darksend), y gobierno y elaboración de presupuestos de forma descentralizada. Es este segundo nivel el que otorga a Dash una ventaja competitiva.
Cualquiera puede utilizar un nodo maestro albergado en servidores privados virtuales que gestionan empresas como Amazon Web Services. Solo necesitan probar en primer lugar que son propietarios de 1000 DASH. Si el propietario gasta sus 1000 DASH, entonces su nodo maestro se desactiva.
Los usuarios de Dash que utilizan un nodo maestro tienen el incentivo adicional de recibir una porción de los beneficios cuando los mineros encuentran nuevos bloques, destinándose un 45% de ellos a la red de nodos maestros. Esto, por sí solo, puede hacer de Dash una oportunidad de inversión interesante y de una naturaleza muy diferente.

Dash es claramente sinónimo de buen negocio. Ha creado un nuevo equipo con sede en Hong Kong llamado «Dash Labs» que se centra en el desarrollo de hardware personalizado. Entre tanto, el equipo central tiene el objetivo de incrementar la velocidad, el tamaño y el ámbito en cada etapa de desarrollo, y duplicar el número de desarrolladores con cada versión. También tienen el compromiso de publicar una gran cantidad de documentación privada para garantizar la transparencia y la confianza en la evolución de la plataforma.
Dash ha sido ciertamente una de las criptomonedas de más rápido crecimiento en 2017 y ha suscitado mucho interés entre los inversores (a corto y a largo plazo) en criptomonedas.

Ripple (XRP)

Ripple, también conocida como Ripple Transaction Protocol (RTXP) o protocolo Ripple, es un sistema de liquidaciones y pagos en tiempo real. También funciona como sistema de cambio de moneda con su moneda nativa conocida como XRP, y declara abiertamente que permite «transacciones financieras a nivel global seguras, instantáneas y casi gratuitas de cualquier tamaño y sin recargos».
Muy similar al software del Bitcoin y otras tecnologías de la cadena de bloques, Ripple (XRP) se crea a partir de un protocolo distribuido de código abierto y un libro de consenso donde los usuarios del sistema acuerdan y confirman las transacciones. Como muchos otros competidores del Bitcoin, Ripple se ha esforzado en crear una plataforma que funciona mucho más rápido que la del Bitcoin y ejecuta las transacciones a un coste muy bajo.
Si funciona tan bien como dicen, las ventajas para las empresas que adopten Ripple serán evidentes. Podrán generar nuevas oportunidades de ingresos, disfrutar de costes de procesamiento más bajos y, en última instancia, lograr mejoras en la experiencia del cliente a través de sus procesos de pago.
Los comienzos de Ripple, en realidad, son anteriores al Bitcoin y a la cadena de bloques en muchos aspectos. En 2004,
el desarrollador Ryan Fugger tuvo la visión de crear un sistema monetario descentralizado que se basara exclusivamente en usuarios y comunidades individuales y evitara los intermediarios y las autoritarias restricciones de la administración.
Así, creó RipplePay, un servicio financiero cuyo fin era proporcionar opciones de pagos seguros a una comunidad en línea y que supuso el núcleo de Ripple. A lo largo de los años, Fugger ha continuado perfeccionando y expandiendo su concepto al trabajar con otros desarrolladores y emprendedores en materia de pagos digitales.
Ripple, tal y como la conocemos hoy, salió a la luz en 2012. Desde entonces, ha permanecido fiel a su nombre con un número cada vez mayor de entusiastas de la tecnología e inversores en criptomonedas deseosos de conocer sus posibles implementaciones y ventajas únicas con respecto a otras plataformas de monedas digitales y estructuras operativas.
No hay duda de que es, a día de hoy, una de las mayores criptomonedas del mundo y la emplean de forma activa una amplia gama de empresas financieras, como UniCredit, UBS y Santander. El protocolo Ripple

ha entusiasmado a los principales bancos y redes de pago con su infraestructura de liquidaciones y avanzada tecnología, sobre todo, su bajo coste y la seguridad que ofrece a gran escala.
Dicho eso, debemos recordar que aún sigue en su fase inicial a pesar de todo el potencial que puede ofrecer. Sí, hay algunas marcas muy conocidas que emplean Ripple de forma activa, pero lo hacen de una manera controlada. Y hay muchas más grandes empresas financieras y gigantes del comercio que están a punto de comprometerse a utilizarla, pero aún siguen evaluando sus opciones desde diversas ópticas.

Litecoin (LTC)

Litecoin (LTC)

La divisa de código abierto Litecoin se promociona a menudo como una compañera del Bitcoin, aunque muchos la consideran ya una competidora directa. Se trata efectivamente de una divisa en línea de igual a igual que puede utilizarse para realizar pagos instantáneos a un coste prácticamente cero a cualquier persona del mundo.
Charles Lee, antiguo ingeniero de Google, creó Litecoin (LTC) en octubre de 2011. La idea que subyacía tras el proyecto de Lee era crear una moneda digital que solucionara muchos de los problemas del Bitcoin o mejorara aspectos en los que el Bitcoin se percibía como deficiente.

Las transacciones de bloques resultan muy rápidas, pues suelen tardar entre 2 y 3 minutos, en comparación con los 10 minutos del Bitcoin. Por ello, ha recibido mucho respaldo de la industria, cuenta con un volumen de inversión decente, y para quienes buscan comprar y vender Litecoin ofrece una liquidez muy buena.

La diferencia técnica y fundamental entre las dos (Litecoin y Bitcoin) gira en torno a sus respectivas capacidades de minado. Cuando los usuarios minan Litecoin lo hacen usando un tipo diferente de algoritmo, conocido como algoritmo «scrypt». Incorpora el algoritmo de minado SHA-256 del Bitcoin, pero lo mejora al efectuar cálculos que
pueden acelerarse en gran medida mediante un procesamiento en paralelo.

Como resultado, el Litecoin puede gestionar un volumen mayor de transacciones gracias a su proceso de generación de bloques considerablemente más rápido. La única leve desventaja de este mayor volumen de bloques es que la cadena de bloques del Litecoin será proporcionalmente mayor que la del Bitcoin, lo que significa que tendrá más bloques huérfanos.

Sin embargo, el Litecoin ofrece mayor eficiencia y oferta para el mercado y, a la vez, es una divisa a prueba de inflación por tener limitado el número de monedas en circulación, pues ofrece un límite de hasta 84 millones de monedas, en comparación con los 21 millones del Bitcoin. Por consiguiente, se podría argumentar que el Litecoin tiene ventaja en las operaciones diarias de compraventa pues hay una mayor oferta disponible.
Para los inversores a corto y a largo plazo en criptomonedas, el Litecoin posee muchas cualidades atractivas. Como está a muchos años de distancia del Bitcoin en su integración en los sistemas globales y en la adopción por parte de empresas comerciales, en la actualidad resulta mucho más barato invertir en él. El Bitcoin goza de muchas ventajas y quizá el Litecoin nunca llegue a alcanzarle,
por supuesto, pero también posee algunas funciones y ventajas muy convincentes con respecto al Bitcoin que podrían convertirla en una propuesta más atractiva para minoristas y bancos a largo plazo.
Si el Bitcoin tropieza en algunos obstáculos importantes, como el muy debatido reto en materia de escalabilidad, las grandes marcas comerciales podrían sentirse frustradas y, en una apuesta por acelerar su propio crecimiento corporativo y sus planes de expansión, sobre todo en el extranjero, cambiar al Litecoin como alternativa factible.

Bitcoin Cash (BCH)

Bitcoin Cash (BCH)

El 1 de agosto de 2017, el Bitcoin experimentó una «bifurcación dura» y una división, a partir de la cual un grupo de entusiastas, mineros e ingenieros formaron una nueva moneda llamada Bitcoin Cash (BCH).

La división fue fruto de una serie de objeciones en torno a la capacidad del Bitcoin para dar servicio a un enorme número de transacciones que estaba teniendo lugar y en el que estaba implicada la moneda. Ello llevó a que se produjera una acumulación de transacciones pendientes que sometieron a toda la red del Bitcoin a una gran presión, por lo que se incrementó la frustración entre mineros e inversores. En resumen, el Bitcoin había crecido demasiado y la red del Bitcoin ya no podía manejar ese tamaño.

De las muchas propuestas que intentaron ofrecer soluciones al problema, una de las más populares fue la del Bitcoin Cash. La división del Bitcoin tuvo lugar tras una exitosa bifurcación dura en agosto de 2017, y desde entonces el BCH no ha parado de avanzar.

El Bitcoin Cash se describe a sí mismo como: «el mejor dinero del mundo». Y, dada la subida en el precio del BCH desde su lanzamiento, está claro que el BCH está ganando popularidad.

De forma más pragmática, el Bitcoin Cash también se llama así mismo «dinero electrónico entre iguales». Al igual que el Bitcoin, es una moneda completamente descentralizada, sin banco central, y no requiere que haya un tercero de confianza para que pueda utilizarse. El uso del término «entre iguales» es importante pues el énfasis del BCH se basa en la velocidad de las transacciones. Esta es su ventaja determinante sobre el Bitcoin, pues el BCH ofrece una mayor velocidad de procesamiento en las transacciones. Y también es mayor su capacidad para poder gestionar muchas más transacciones.

Como su popularidad va en aumento, cada vez más mercados están incluyendo al BCH en sus sistemas. También cada vez más mineros se ven atraídos hacia esta moneda, y su valor se está incrementando en consecuencia. El que esa mayor velocidad de transacción sea suficiente, es algo que está aún por ver. Pero por ahora, parece una digna alternativa al Bitcoin.

Stellar Lumens (XLM)

Stellar (XLM)

La red Stellar es una cadena de bloques de código abierto que permite transacciones transfronterizas con igual acceso para todos los usuarios que participan. Lanzado en 2014, el Stellar fue la creación de Jed McCaleb, cocreador de Ripple, tras sus desavenencias con el resto de la junta respecto a la visión general del Ripple. El concepto tras la red Stellar es relegar a un segundo plano a las divisas, ya sean fiduciarias o digitales, permitiendo así a las personas acceder a un método más rápido, barato y eficiente de realizar transacciones internacionales.

Stellar usa el Lumens (XLM) como moneda de la red. En un principio, había 100,000 millones de Lumen creados, pero la oferta es infinita, ya que los Lumen tienen un crecimiento anual del 1%. El tiempo de transacción actual al usar Lumen es mínimo, pues se tarda de 2 a 5 segundos en completar una transacción. Esta red no solo es rápida, sino que el coste de una transacción usando Lumen es solo de .0001 XLM.

Las organizaciones asociadas de la red Stellar, llamadas “Anchors”, son entidades de confianza como bancos o compañías que ofrecen una línea de crédito para que las personas utilicen la red Stellar usando tanto activos como libras y euros.

Stellar cuenta con una característica integrada impresionante, un cambio descentralizado que se ajusta a las ofertas de compra y venta de Anchors que tienen monedas para tratar de encontrar el mejor tipo de cambio. La red Stellar puede usarse para cambiar cualquier moneda que tengan las Anchor, y esto incluye otras criptomonedas.

Por ejemplo:

  •         Una persona A vive en el Reino Unido y necesita enviar $100 a una persona B en EE. UU.
  •         La persona A utiliza la red Stellar para enviar la cantidad equivalente en libras a una Anchor del Reino Unido.
  •         La Anchor del Reino Unido actualiza el saldo en el libro de registro.
  •         Una Anchor de EE. UU. ve la actualización del saldo en el libro de registro y entonces envía $100 a la persona B.
  •         Las Anchor de EE. UU. y el Reino Unido utilizan Lumens para liquidar los libros, lo que cuesta una fracción de un penique.

Es fácil ver las similitudes entre Stellar y Ripple pero la principal diferencia es que el objetivo del Stellar es simplificar los pagos entre usuarios individuales, mientras que el del Ripple es ofrecer soluciones para grandes instituciones financieras. Stellar va bien para los ciudadanos y Ripple para “la autoridad”, si se quiere expresar así.

Además, Ripple posee alrededor del 60% de sus XRP originales emitidos, lo que le brinda la oportunidad de influir en el mercado si lo desea, mientras que el Stellar ha cedido el control de su excedente de oferta de vales a la fundación sin ánimo de lucro Stellar Development Foundation.

Stellar sin duda está ascendiendo en la tabla de clasificación de las criptomonedas. Una combinación de asociaciones importantes con empresas como IBM y Deloitte, tiempos de transacción rápidos y bajas comisiones hacen posible que el Stellar afronte un 2018 prometedor.

NEO

NEO (NEO)

NEO es una de las criptomonedas relativamente nuevas que tienen como objetivo crear una plataforma económica más inteligente. La palabra NEO, nombre muy apropiado para la criptomoneda, significa “nuevo” en griego. NEO, llamada previamente Antshares, que fue la primera cadena de bloques de código abierto en China, ha sido considerada como la respuesta de China al Ethereum y se ha hecho un nombre propio en el sector, aportando importantes beneficios a sus inversores. El objetivo es convertirse en algo más que en una simple criptomoneda, pero ¿qué es exactamente NEO?

¿Qué es NEO?

NEO es un sistema de moneda y cadena de bloques que genera una forma más eficaz de transferir monedas entre los usuarios. Es una plataforma de contrato inteligente y aplicación descentralizada

(DaPP). Al igual que el Ethereum, el NEO se divide en dos tipos de vales, ambos dirigidos a usuarios específicos de la plataforma NEO.

El primero se conoce como NEO y el segundo como GAS:

NEO (ANS) continúa siendo una sola unidad que, a diferencia del Bitcoin, no puede dividirse en una fracción. Funciona como las acciones en una empresa, puesto que una acción no puede dividirse en unidades más pequeñas. Aunque esto plantea un posible problema en el futuro cuando el valor aumente, los sitios de intercambio ya están ideando sus propios métodos de división para el NEO.

La cadena de bloques del NEO tiene un capital de 100 millones de vales que se minarán previamente durante la creación del bloque génesis. Los vales se emplearán para cambios de la red, creación de bloques,

gestión de la red y otros requisitos establecidos en los acuerdos.

GAS, como su nombre indica, es el “combustible” para la plataforma NEO. En la actualidad, sólo los mercados específicos chinos pueden comprar vales de GAS. En cambio, los usuarios deben comprar NEO que les garantice su apuesta en el futuro de la plataforma. Los vales de GAS también tienen un límite de 100 millones. A diferencia del vale de NEO, GAS es divisible por un factor de 1/10^8 y no se ha minado previamente. Los vales de GAS se usarán, en última instancia, como incentivos para mantener los recargos por el uso de la cadena de bloques y las transacciones una vez se inicien los pagos a través de la red NEO.

EOS

EOS (EOS)

Al igual que Ethereum en su función, el objetivo del EOS es facilitarle a los desarrolladores la creación de sencillas aplicaciones de la cadena de bloques. Por ejemplo, el EOS utiliza contratos inteligentes para hacer que la tecnología de la cadena de bloques sea accesible a empresas que quizá no estén familiarizadas con la complejidad de esta tecnología. El fundador del EOS, Dan Larrimer, ya ha creado anteriormente dos proyectos muy exitosos: Bitshares y Steem. Incluso ha denominado al EOS IO (la cadena de bloques que respalda a la criptomoneda EOS) la «asesina de Ethereum».

¿Qué es el EOS?

El EOS es otra moneda alternativa que reconoce el potencial de la tecnología de la cadena de bloques y busca inspiración en otras como Ethereum. EOS es una plataforma de código abierto que se declara como la infraestructura más potente para aplicaciones descentralizadas (DApps), y su objetivo es respaldar el desarrollo a escala comercial de miles de aplicaciones descentralizadas en el futuro. Su libro blanco llama a la cadena de bloques «una huella holística para una sociedad de la cadena de bloques escalable a nivel mundial». A diferencia de muchas otras redes de aplicaciones descentralizadas similares, la creación de una interfaz sencilla para los desarrolladores es una característica que resulta aparentemente de gran importancia para el equipo de EOS. EOS posee un kit de herramientas para el desarrollo de interfaces y ha creado un proceso gratuito de construcción en la red. El único coste implicado es la compra inicial de los tokens EOS, que por supuesto los usuarios pueden vender cuando quieran. Los tokens EOS ofrecen a los usuarios una cuota proporcional en el ancho de banda, almacenamiento y potencia de procesamiento de la red. En lugar de utilizar una cadena de bloques basada en minería, EOS utiliza una prueba de participación delegada (DPOS, por sus siglas en inglés), que funciona permitiendo a los usuarios crear bloques dependiendo del número de votos que acumule un determinado usuario. El sistema funciona seleccionando a un delegado para 21 bloques; se produce un bloque cada tres segundos, y una vez creados esos 21 bloques, se elige a un nuevo representante. En el caso de que el usuario seleccionado no logre producir un bloque, ese bloque en particular se omite, con lo cual se crea un desfase de seis segundos o más en la cadena de bloques. Para asegurar que la red continúa funcionando sin alteraciones, si un productor se ausenta durante 24 horas, se le elimina por completo del sistema. En otra apuesta por deshacerse de la centralización, todos los cambios en el sistema debe autorizarlos una mayoría de productores de bloques durante un mínimo de 30 días.

¿Qué dirige el precio del EOS?

  1. Adopción: si el EOS se convierte en la plataforma que elijan las empresas, el crecimiento de valor de los tokens será sustancial. Algunas características como la ejecución en paralelo están captando la atención de grandes empresas pues el potencial de la tecnología de la cadena de bloques comienza a ser evidente.
  2. Asociaciones: importantes asociaciones con destacadas empresas y grandes figuras de la industria pueden provocar una fluctuación en los precios. Las asociaciones de EOS con Richard Lang (anterior director ejecutivo de Bithumb) y Mike Novogratz, (director ejecutivo de Galaxy Digital) suponen un voto de confianza y, por tanto, han animado a los usuarios a invertir en la plataforma.
  3. Redes sociales: EOS tiene mucha actividad en las redes sociales; notifica continuamente a sus seguidores su progreso en la red. Dependiendo de la importancia del anuncio, el valor de la criptomoneda podría variar pues los usuarios podrían apresurarse a invertir en ella o a venderla como reacción a las noticias.

Cardano (ADA)

Cardano (ADA)

Cardano es una cadena de bloques (conocida como Ouroborous) pública, que se revisa entre iguales a nivel científico, es descentralizada, y utiliza el token ADA como moneda de su plataforma. El proyecto Cardano comenzó en 2015 con la visión de crear una plataforma distribuida, resistente y de contratos inteligentes que ofreciera unas funciones más avanzadas que hasta ese momento ninguna otra había podido proporcionar. La plataforma supuso la creación de un increíble equipo, cuyas armas eran exhaustivas investigaciones y comentarios de ingenieros y académicos expertos de todo el planeta.

El hecho de que Cardano haya sido objeto de un escrutinio tan pormenorizado por la comunidad científica es lo que la hace única. El equipo que hay detrás de Cardano redactó numerosos estudios científicos que fueron analizados con lupa por matemáticos, expertos en criptografía e ingenieros, quienes, a su vez, dieron sus opiniones/comentarios para realizar mejoras. El equipo reconoció que para crear una plataforma flexible, escalable, segura, y que estuviera lista para una adopción masiva, antes que nada sería necesario una investigación muy detallada.

Cardano cuenta con la criptomoneda ADA, pero es también una plataforma que se empleará para ejecutar aplicaciones monetarias similares a Ethereum y Neo. Lo que hace que Cardano sea más escalable que las dos «criptos» mencionadas es que se construye en capas. Las capas hacen que la plataforma sea más adaptable, lo que permite actualizaciones por medio de bifurcaciones blandas. La capa base, llamada Cardano Settlement Layer (CSL), ejecutará la criptomoneda ADA y la segunda capa, que se llama Cardano Computation Layer (CCL), se dedicará a gestionar los contratos inteligentes.

Cardano se compone de tres organizaciones que contribuyen al desarrollo del proyecto.

  1. Cardano Foundation, que actúa como un órgano de gobierno para garantizar que toda la tecnología de Cardano sigue los mismos estándares y cumple los reglamentos gubernamentales. El objetivo de la fundación también es proteger y mejorar el ecosistema de Cardano a medida que crece la comunidad y crear asociaciones.
  2. La segunda es IOHK (Input Output Hong Kong), una empresa de tecnología e ingeniería que se ha contratado para diseñar, crear y mantener la plataforma Cardano hasta 2020.
  3. La última es Emurgo, que es la responsable del desarrollo de aplicaciones basadas en Cardano a través de la inversión, la investigación y las asociaciones.

Ataque del 51%
Esto sucede cuando más de la mitad de la potencia de cálculo de una red de moneda digital la ejecuta un solo minero, lo que en teoría le convierte en el principal controlador y autoridad de esa red.
Altcoin
Las alternativas al Bitcoin y monedas rivales se conocen colectivamente como Altcoins.
Libro blanco del Bitcoin
Redactado por Satoshi Nakamoto en 2008, el famoso documento explica el concepto y el protocolo del Bitcoin. El código del Bitcoin se lanzó al año siguiente.
Recompensa por bloque
La recompensa que un minero recibe cuando ha «minado» correctamente un bloque de transacciones. Puede ser una mezcla de monedas y tarifas por transacción.
Faucet (Grifo)
Sucede cuando se entrega gratuitamente un número de monedas para suscitar interés y dar un impulso inicial en una comunidad de mineros de criptomonedas.
Moneda fiduciaria
Moneda que un gobierno ha declarado de curso legal, pero no está respaldada por ninguna materia prima física.
Bifurcación
La aparición o creación de una nueva versión de una determinada cadena de bloques. Habitualmente sucede cuando un conjunto de mineros comienza a «minar» un grupo distinto de bloques de transacciones de otro.
Bloque génesis
Si ha leído las escrituras bíblicas, sabrá por qué se le dio este término al primer bloque de la cadena de bloques.
Minería
Básicamente, aquí es donde se generan los nuevos Bitcoins, que se producen como criptoproblemas resueltos.
Satoshi Nakamoto
El inventor del concepto y del protocolo del Bitcoin. Algunos creen que se trata de un grupo de personas en lugar de un solo individuo. El término «Satoshi» se refiere a la subdivisión más pequeña de un Bitcoin que está actualmente disponible (0.00000001 BTC).
Ruta de la seda
El controvertido mercado en línea clandestino que a menudo se ha relacionado en el pasado con las criptomonedas fue cerrado por el FBI en 2013.
Bitcoin virgen
Los Bitcoins comprados como recompensa por «minar» un bloque. Todavía no se han gastado en ningún sitio.

 

La inversión en criptomonedas no resulta apropiada para todo el mundo. Las criptomonedas no están reguladas. No están respaldadas por gobiernos ni bancos centrales. Las criptomonedas están respaldadas por la tecnología y la confianza. No se beneficiará de las protecciones disponibles para aquellos clientes que utilizan los servicios de inversión regulados, como acceso al Fondo de compensación para inversores de Chipre (ICF, por sus siglas en inglés) para clientes de firmas de inversión chipriotas, al Plan de Compensación de Servicios Financieros (FSCS, por sus siglas en inglés) y al Servicio de Protección y Defensa de Usuarios del Sector Financiero para la resolución de conflictos. Se arriesga a perder todo el capital que invierta. Las cifras mostradas corresponden al rendimiento pasado, que no es un indicador fiable de resultados futuros.

519 Vistas