La compra de Tesla de $1.5 mil millones de Bitcoin podría cambiar las finanzas corporativas para siempre

La aceptación corporativa alcanza el punto de inflexión ante la compra de Elon Musk, de Tesla, de Bitcoin.

En un movimiento que electrificó el criptomercado, Tesla sumó Bitcoin por valor de $1.5 mil millones a su balance, y esperaba aceptar el criptoactivo como pago en un futuro cercano. 

La noticia no es solo otra meta cumplida para el Bitcoin, que aumentó en un 20 % en los titulares, sino también es probable que sea un punto de inflexión en la transformación de los balances corporativos. El ejemplo de Tesla puede activar oleadas de aceptación ya que anima a que más CEO y tesoreros sumen Bitcoins a sus propias reservas.

Las criptomonedas pueden tener amplias fluctuaciones de precio y, por este motivo, no son apropiadas para todos los inversores. 

La inversión en criptoactivos no está regulada en la mayoría de los países de la UE ni en el Reino Unido. No hay protección para el consumidor. Su capital está en riesgo. 

Un pequeño paso para Bitcoin.

La especulación en relación la potencial adopción de Bitcoins por parte de Tesla se ha extendido las semanas previas a la compra de Bitcoins por parte de Elon Musk. Musk agregó Bitcoin a su bio en Twitter y, más tarde, llamó al criptoactivo «algo bueno» incuestionablemente que está «a punto de obtener una amplia aceptación». 

Aún así, el mercado reaccionó con entusiasmo cuando salieron los titulares. Bitcoin se disparó en un 12 % en 20 minutos y, más tarde, alcanzó un nuevo máximo en su historia, lo que convirtió a la capitalización bursátil del criptoactivo en más grande que la propia Tesla.

Mientras que el impacto a corto plazo fue sensacional, los efectos a largo plazo es probable que sean más significativos.

Hasta ahora, la mayor parte de las empresas que sumaban Bitcoin a sus reservas solo se mojaban un poco. Square tiene un 0.2 % de su balance en Bitcoin, y la compañía minera Riot blockchain tiene un 2.4 %. Tesla, por otro lado, se ha lanzado al mercado con una asignación mayor. 

Los $1.5MM en BTC de Tesla son aproximadamente un 7.7 % de la asignación de su balance.

De acuerdo con los 10K filing más recientes, los balances suman alrededor de $19.4 mil millones bruto, lo que significa que $1.5 mil millones en Bitcoin representan una asignación de alrededor del 7.7 %. 

Las tesis detrás de la asignación de Bitcoin por parte de Tesla refleja las mismas ideas de apoyo de los inversores pioneros como Paul Tudor Jones. Tesla afirmó en un filing que la decisión fue parte de su amplia política de inversión como empresa, y su objetivo fue «diversificar y maximizar sus beneficios en contado no reservado para operaciones». 

Las criptomonedas pueden tener amplias fluctuaciones de precio y, por este motivo, no son apropiadas para todos los inversores. 

La inversión en criptoactivos no está regulada en la mayoría de los países de la UE ni en el Reino Unido. No hay protección para el consumidor. Su capital está en riesgo.

Un paso de gigante en pagos y balances financieros

Como una de las empresas más grandes del mundo, el apoyo de Tesla a los Bitcoin legitimiza al criptoactivo para tesoreros corporativos en todo el mundo. 

Agregar Bitcoin a los balances de una empresa es una forma de conservar la capacidad adquisitiva en un mundo de deudas globales récord

Esto puede activar una carrera entre las empresas para agregar Bitcoin a su balance como forma de conservar la capacidad adquisitiva en un mundo de deuda global récord, tasas de interés bajas y estímulos monetarios masivos. Según los analistas de RBC Capital Markets, incluso Apple podría ser la siguiente, si no lo hacen los 1,400 ejecutivos de empresa que acudieron a la conferencia Bitcoin de microestrategia la primera semana de febrero.

Incluso mejor para Bitcoin, es probable que algunas de estas empresas sigan a Tesla aceptando pagos en el criptoactivo. Esto podría verse respaldado por los esfuerzos recientes de PayPal y Visa de integrar la infraestructura bancaria con los activos digitales, lo que facilita que estas iniciativas de pago ganen tracción, aumentando la adopción y la demanda. 

Además, PayPal y Visa no están solas. La aseguradora canadiense Mogo no solo compró recientemente $1.5M en Bitcoin, sino que además incluyó un servicio financiero de Bitcoin a su oferta de préstamos e hipotecas. Y tras la histórica inversión de $425 millones en Bitcoin de Microstrategy, Michael Saylor publicó también un playbook especialmente para aconsejar a las empresas cómo invertir en Bitcoin.

Es precisamente está participación extendida la que el informe de e Toro, «Inversión Institucional de criptoactivos: Buscando los Bits perdidos». Identifica como crítica para la siguiente fase de adopción institucional que llevará a un repunte continuo en los precios de los criptoactivos:

«Solo ampliando el campo de juego y facilitando la participación, los cripto alcanzarán y se mantendrán en la capitalización de mercado de $2 trillones y más.»

Tomer Niv, Gerente de desarrollo comercial de cripto de eToro.

En otras palabras, es improbable que la reciente adopción corporativa colectiva se detenga. Lo que es más importante, suma peso real a las predicciones de inversores como Anthony Pompliano, que considera que el precio del Bitcoin alcanzará los $400,000 y los hermanos Winklevos, que predijo $500,000. 

Las criptomonedas pueden tener amplias fluctuaciones de precio y, por este motivo, no son apropiadas para todos los inversores. 

La inversión en criptoactivos no está regulada en la mayoría de los países de la UE ni en el Reino Unido. No hay protección para el consumidor. Su capital está en riesgo.

1062 Vistas