Este año se ha vivido en línea, con la pandemia forzando a la personas de todo el mundo a socializar, trabajar, hacer consultas y comprar desde una pantalla. La adopción de la tecnología ha dado un salto hacia adelante a la velocidad de la luz, pero ¿qué significará eso para el mundo una vez que la amenaza de la pandemia se calme?

eToro encuestó a más de 18.000 adultos europeos de nueve países para comprender las posturas actuales respecto a la innovación digital y la adopción de la tecnología, así como el apetito de los consumidores y el potencial a favor de una mayor innovación digital dentro de estos países.

Países que figuran en el informe: 

Dinamarca

Francia

Alemania

Italia

Países Bajos

Polonia 

Rumania

España 

Reino Unido

Índice de compromiso digital

El índice ocupa un lugar central en el este informe, y mide la situación de cada país en función de su nivel actual de adopción digital y su potencial de crecimiento digital. Proporciona una instantánea de dónde se encuentra cada país en la actualidad, y una aproximación acerca de lo que puede deparar su futuro digital. 

Resumen de los principales hallazgos

  • De todos los países estudiados, Dinamarca ocupa el primer lugar en cuanto a indicadores de penetración digital, con la mayor cuota en ventas retail en línea y el uso más generalizado de plataformas digitales para la banca y para interactuar con las autoridades públicas.
  • España ocupa el primer lugar en cuanto a preparación digital, y una parte importante de los encuestados se sienten cómodos con la transición a las soluciones digitales, incluida la visualización de propiedades en línea y los servicios de streaming.
  • Si bien el uso de plataformas digitales es actualmente menor en Polonia que en casi todos los países analizados, el apoyo al aumento de la digitalización es mayor aquí que en cualquier otro lugar. Por el contrario, Alemania tiene el nivel más bajo de apoyo al crecimiento de la digitalización de todos los nueve países analizados.
  • El Reino Unido encabeza la clasificación europea en lo que se refiere a los niveles actuales de penetración digital, pero es posible que no pueda mantener esa ventaja durante mucho más tiempo, ya que una baja puntuación en el índice de crecimiento digital indica que muchos podrían ser reticentes a las nuevas tecnologías.
  • A pesar del nivel relativamente bajo de penetración digital, Polonia valora las tecnologías digitales más que cualquiera de los otros nueve países. La gran mayoría (85%) de los encuestados dijo que apoyaría una mayor digitalización en el sector de la energía y los servicios públicos, mientras que el 83% declaró que estaría a favor de esto en el sector financiero. 

¿Cuál es el futuro de la adopción de la tecnología? 

Se trata de las personas. El éxito de la adopción de nuevas tecnologías depende de los consumidores. El informe revela que dos de cada cinco europeos consideran que las tecnologías digitales se están extendiendo demasiado rápido, mientras que casi la misma cantidad (39%) dice que el ritmo de cambio es abrumador. Esto quizás no sea una sorpresa, dada la aceleración de la transformación digital que hemos visto como resultado de la COVID-19, y pone de relieve la importancia que tendrán los próximos dos años. Es vital que esta minoría reciba el apoyo que necesita para comprometerse con las nuevas tecnologías, de lo contrario corremos el riesgo de crear una brecha digital. 

Con la mayoría de los europeos (51%) de acuerdo en que el incremento en el uso de la tecnología este año ha hecho su vida más fácil, una brecha digital ahora supone más riesgos que nunca para los que se quedan atrás. 

Sin embargo, para aquellos que pueden utilizar la tecnología cómodamente, este año ha significado que casi la mitad (46%) aprendió nuevas habilidades. Y un tercio (33%) de los europeos dijeron que les ha hecho querer probar nuevas tecnologías. Los beneficios han sido particularmente pronunciados entre los mayores de 55 años.

Poner al usuario primero

Hay claros desafíos por delante, incluyendo la muy real amenaza del crimen cibernético, pero lo importante es que hay mucho de lo que estar seguro. El informe demuestra que un gran número de tecnologías digitales ya están profundamente arraigadas en la vida cotidiana de las personas en toda Europa. También muestra que la mayoría de los europeos aceptaría una mayor digitalización en muchos sectores de la economía. Existe una sólida base de apoyo público al avance de la digitalización en los sectores de la energía y los servicios públicos (71%), las finanzas (65%) y el entretenimiento (64%).

Nuestro futuro es un mundo digital, pero no debemos olvidar nunca que las personas son el centro de todo esto – son los participantes y esperamos que los beneficiarios. La innovación digital solo tiene éxito si da prioridad a la experiencia de sus usuarios. Como plataforma de inversión en línea, eToro ha seguido creciendo anticipándose, escuchando y satisfaciendo las necesidades cambiantes de nuestros usuarios. No se puede hacer eso sin la perspectiva humana, y es la razón por la que nuestras características sociales son tan importantes. Fomentamos las interacciones positivas para que la inversión sea más transparente, más accesible y, en última instancia, más agradable.

Disclaimer: Esta comunicación tiene fines informativos y educativos únicamente y no debe considerarse como una recomendación de inversión, una sugerencia personal o una oferta o solicitud de compra o venta de cualquier instrumento financiero. Este material se ha preparado sin tener en cuenta los objetivos de inversión o la situación financiera de ningún receptor en particular, y no se ha preparado de conformidad con los requisitos legales y reglamentarios para promover la investigación independiente. Cualquier referencia al rendimiento pasado o futuro de un instrumento financiero, un índice o un producto de inversión combinado no es, y no debe considerarse, un indicador fiable de los resultados futuros. eToro no hace ninguna representación y no asume ninguna responsabilidad en cuanto a la exactitud o integridad del contenido de esta publicación.