¿Qué son los ETF? Los fondos cotizados (ETF) surgieron en 1993. Se convirtieron en una alternativa de bajo coste a los fondos mutuos porque no se gestionan activamente, sino que están diseñados para imitar índices clave como el S&P 500 o el FTSE. Los inversores los utilizan como una forma económica de diversificar en una amplia gama de activos. Desde el primer ETF, estos activos se han multiplicado y ahora puede encontrar cientos de ETF para docenas de clases de activos.

¿Cómo se crean los ETF? Por norma general, los ETF de acciones no apalancadas los forma un inversor institucional, que suele crear un ETF pidiendo prestados grandes bloques de acciones (de 25,000 a 200,000 acciones41) de un fondo de pensiones. El bloque de activos en esta «unidad de creación» se encuentra en la proporción exacta del índice que desea duplicar. A continuación, el trust de ETF emite acciones que tienen derechos legítimos sobre las acciones del trust.

Cuando se producen fusiones o adquisiciones con empresas del índice, es necesario reajustar los fondos. Si algunos activos tienen un rendimiento excesivo o inferior al esperado en el ETF, se venden o compran para mantener el fondo en el mismo ratio que el índice que sigue. Los ETF gestionados podrían reajustarse trimestralmente, mientras que los ETF tradicionales pueden reajustarse una o dos veces al año.

Ventajas fiscales: Los ETF tienen más ventajas fiscales que los fondos mutuos abiertos. Cuando un inversor vende sus acciones de fondos mutuos, las acciones subyacentes se venden y el efectivo se entrega al propietario. Esto puede generar ganancias de capital para cada uno de los titulares de ese fondo mutuo. Con los ETF, la compra o venta de la acción no cambia la titularidad de los activos subyacentes.

Los ETF se suelen vender por un valor cercano al valor total del índice que siguen. Si suma el valor por acción de la acción de cada compañía del fondo, el precio del fondo debería estar muy cerca de ese número. Si sube (prima) o baja (infravaloración) más de una pequeña cantidad, los inversores institucionales intervienen. Aprovechan esa pequeña diferencia y su venta o compra de arbitraje vuelve a equiparar el precio.

Costes más bajos: Los ETF suelen tener costes asociados más bajos que el mismo tipo de fondo mutuo. Además de los ahorros fiscales indicados anteriormente, también ahorra en:

  • Comisiones de gestión. No tienen costes de investigación y no están gestionados
  • Costes de comisión. Se invierte en menos acciones
  • Costes de entrada. Puede comprar solo una acción en lugar de una orden mínima como en el caso de los fondos mutuos.

 Todo el capital invertido. Los ETF pueden poner todo su dinero a trabajar y no es necesario mantener una reserva para pagar las acciones amortizadas. 

10.1 Tipos de ETF

Bonos: Los inversores pueden comprar una amplia gama de fondos de bonos. Pueden elegir fondos basados en la duración de los bonos: corta, intermedia o larga. Otros ETF de bonos invierten en bonos de diferentes naciones, desde China y Australia, hasta California Muni y bonos corporativos internacionales. Puede encontrar bonos basados en mercados monetarios, fechas de vencimiento y respaldados por hipotecas. Para los inversores que desean diversificar en un mercado más amplio, existe un ETF para ello.

Divisas: Los ETF de divisas ofrecen a los inversores una forma sencilla de acceder al mercado de divisas. Pueden elegir un ETF que conserve contratos de futuros para una divisa específica o un ETF que invierta directamente en una divisa o un grupo de divisas. Ambos tienen el objetivo de igualar el rendimiento de una determinada divisa extranjera, en lugar de mejorar ese rendimiento. Si cree que una divisa subirá o bajará, un ETF puede ser una forma sencilla de intentar aprovechar la fluctuación.

Materias primas: Los ETF de materias primas ofrecen a los inversores exposición a productos agrícolas, recursos energéticos y metales preciosos. Invertir en cobre, crudo o gas es diferente de invertir en una empresa que lo produce o gestiona. A diferencia de los ETF de renta variable, los ETF de materias primas rara vez son titulares del activo subyacente, con la excepción del oro y la plata. Algunos fondos son, en realidad, propietarios de los metales preciosos almacenados en cámaras acorazadas.

Es más común que los ETF compren contratos de futuros para petróleo, soja o cualquier materia prima o índice que sigan. Los futuros pierden valor de la prima a medida que se acercan a su fecha de vencimiento. Esta pérdida de la prima puede aumentar con el tiempo, lo que hace que estos ETF sean los mejores para invertir a corto plazo. Si desea conservar petróleo u otras materias primas a largo plazo, podría estar mejor preparado con un ETF de renta variable.

Capital: Muchos inversores utilizan ETF para diversificar en diferentes sectores de activos que van desde la energía hasta los sectores financiero, sanitario o industrial. Analice su estrategia inversora y encuentre los ETF que le ofrecen exposición a diferentes sectores. Merece la pena revisar las acciones del índice que sigue su ETF para evitar duplicaciones. Algunos ETF invierten en función del tamaño, como una capitalización pequeña, media o alta, o pueden centrarse en la inversión en valor o en la nueva tecnología.

Región: Elija ETF que estén ubicados donde crea que los mercados podrían mejorar su rendimiento: Europa, China, India o quizá Oriente Medio. Puede invertir en ETF específicos de un país o en una cesta de países en desarrollo o mercados emergentes. La diversificación mundial ayuda a ampliar su portafolio a diferentes tendencias. Los ETF facilitan la tenencia de acciones de países extranjeros, sobre todo, si la acción no cotiza en la bolsa de su país.

Inmobiliaria: Puede obtener fácil acceso a la exposición inmobiliaria con ETF inmobiliarios. Con este método, no tendrá que preocuparse por un pago inicial o pagos hipotecarios. Muchos ETF inmobiliarios buscan imitar el rendimiento de determinados índices. La mayoría de los ETF lo hacen comprando REIT (fideicomisos de inversión inmobiliaria).

Estas empresas son propietarias de inmuebles físicos o poseen hipotecas en inmuebles. Los inmuebles de un ETF pueden conservarse en función de la ubicación, el negocio o el tamaño. Algunos pueden centrarse en hospitales, otros en centros comerciales en Nueva York o en apartamentos en Londres. También pueden ser empresas que gestionan inmuebles. Los ETF inmobiliarios pueden buscar rendimientos altos, crecimiento potencial o adquisiciones. Recuerde que toda inversión conlleva riesgos y no existen garantías.

Volatilidad: Estos ETF tratan de imitar la volatilidad del Índice de volatilidad (VIX) u otras medidas de volatilidad. Como a menudo se mueven de forma inversa a los principales indicadores del mercado, pueden resultar atractivos para la inversión a muy corto plazo (un día). Por ejemplo, si los mercados suben, la volatilidad suele caer. La mayoría de estos ETF se basan en títulos de deuda cotizados en bolsa que no comportan activos. Estos ETF no siguen a la perfección sus índices y pueden implicar mucho riesgo. Debido al deterioro de la prima de los futuros, estos fondos no se recomiendan a largo plazo.

Gestión activa: Estos ETF cuentan con gestores de portafolios que ajustan el ETF de forma más activa comprando y vendiendo. Se trata de un intento de alcanzar un objetivo específico. En este caso, buscan mejorar el rendimiento del mercado o del índice. Aunque siguen aprovechando las ventajas de los ETF, las comisiones de gestión suben un poco. Los ETF surgieron porque los índices a menudo superaban los fondos gestionados. Es posible que los ETF gestionados cuesten más y produzcan peores resultados.

Con cientos de ETF entre los que elegir, puede encontrar los que se adapten a su nivel de riesgo, portafolio y estrategia de diversificación. Puede consultar diferentes ETF en la página de ETF de etoro.com. Recuerde: toda inversión implica riesgos. Solo arriesgue el capital que pueda permitirse perder. El desempeño pasado no garantiza los resultados futuros.

10.2 Apalancamiento de ETF

Mientras que los ETF tradicionales buscan imitar los índices que siguen, los ETF inversos quieren hacer lo contrario que el índice. Si el índice baja, el ETF debería subir en la misma cantidad. Y los ETF apalancados quieren hacerlo dos o tres veces. Estos fondos utilizan apalancamientos y coberturas para lograr sus objetivos. Su diseño y composición son diferentes de los simples ETF de acciones.

ETF inversos: Un ETF inverso está diseñado para proporcionarle beneficios cuando el activo subyacente caiga. Los inversores pueden utilizarlo como una herramienta de cobertura frente a las correcciones del mercado. Por ejemplo, si el FTSE baja £10, el fondo FTSE inverso, como el XUKS, podría subir con suerte hasta £10. Los ETF inversos dobles (SUK2) o triples (UK3S) esperan multiplicar la caída y le devolverían £20 o £30 por cada caída de £10.

Estos fondos a veces se llaman ETF en corto o bajistas y no son titulares del FTSE ni de los activos subyacentes. En cambio, utilizan valores transferibles, derivados y acuerdos de permuta. Se requiere una gestión activa a diario, por lo que las comisiones de estos ETF son mucho más altas, a menudo, del 1 % o más. Los fondos reajustan sus activos a diario para mantener el inverso con la fluctuación del índice de ese día.

Este reajuste diario implica que el movimiento de cada día es un evento separado, que puede dar lugar a un porcentaje adicional o incluso a una caída en cuestión de días. Sin embargo, el ETF se ralentizará en los repuntes, lo que le proporcionará un rendimiento peor. Se trata de una herramienta muy sofisticada que suele funcionar mejor a muy corto plazo o que se deja a los profesionales. Hay otras formas de vender en corto en un mercado. Estadísticamente, si se mantienen a largo plazo, tienen un rendimiento muy inferior al esperado.42

ETF apalancados: Un ETF apalancado está diseñado para darle un rendimiento doble o triple del activo subyacente. Estos ETF pueden denominarse Ultra 2x o de doble longitud. Los fondos funcionan tanto al mantener parte del activo como a través de contratos de permuta, que crean una «exposición nocional» que supone dos o tres veces el rendimiento diario del índice o activo. Al final de cada día, el fondo debe reajustarse para mantener esa exposición nocional.

Este apalancamiento puede servir tanto para ETF que busquen realizar un seguimiento del mercado como para aquellos que deseen vender en corto en el mercado. La promesa de resultados dobles o triples puede funcionar durante un día o en un movimiento alcista o bajista muy fuerte durante algunos días. Pero cuanto más tiempo se mantenga, menos probabilidades habrá de que obtenga los resultados que desea.

Por ejemplo, estos son dos fondos que realizan un seguimiento del Índice de mercados emergentes MSCI:

  • Short MSCI Emerging Markets ProShares (EUM)
  • UltraShort MSCI Emerging Markets ProShares (EEV)

Están diseñados para subir si el índice baja. Sin embargo, en 2008, cuando el índice perdió un 52 %, el EUM corto solo ganó un 20 %. Mientras tanto, el UltraShort no solo no subió un 100 %, ¡sino que también perdió un 25 %! 43 Esta situación no es algo inusual, sino más bien algo típico en los ETF apalancados.

Parte del problema radica en que los fondos están diseñados para un uso de un solo día, y este indica un rendimiento anual. La razón por la que fracasan es porque los rendimientos se ven agravados diariamente por las fluctuaciones del mercado. La gráfica del capítulo 2 nos recuerda cuánto deben ganar los activos tras una pérdida para volver a equilibrarse. Una pérdida del 30 % necesita una ganancia del 43 % para recuperar la pérdida. Cuando el activo subyacente vuelve a equilibrarse en el transcurso de unos días, el ETF no puede compensar la diferencia.

Paul Justice afirmó para Morningstar:

Con prácticamente todos los fondos apalancados e inversos, puedo decirles que solo resultan apropiados para menos del 1 % de la comunidad inversora. Teniendo en cuenta que estos fondos han atraído miles de millones de dólares solo durante el último año, es bastante evidente que demasiadas personas los están utilizando incorrectamente.

(…)Siempre que mantenga estos ETF durante más tiempo que el periodo de capitalización indicado (normalmente un día para los ETF basados en acciones, a veces mensualmente para las materias primas), tiene la garantía casi matemática de que obtendrá un rendimiento que no será el doble que el del índice. De hecho, cuanto más tiempo conserve uno de estos fondos, más aumentará la probabilidad de que no obtenga nada que se acerque al doble de los rendimientos.44

10.3 Invertir en ETF

Una forma sencilla de aprovechar los ETF es comprarlos y venderlos en el mercado de valores. Una ventaja de este método es que puede utilizar ETF de apalancamiento y venta en corto en cuentas de jubilación que podrían prohibir la venta en corto mediante otros métodos. Y comprar ETF apalancados solo le expone a la posible pérdida de su inversión. Vemos una situación diferente con las opciones o los CFD apalancados, que pueden generar pérdidas mucho mayores que su inversión.

No obstante, los CFD ofrecen una forma alternativa de invertir en ETF. Estos contratos por diferencias le permiten invertir basándose en el cambio de precio del índice o los ETF. Como puede suscribir un contrato a un precio fijo, resulta sencillo vender en corto los índices o los ETF. Con los CFD también tiene acceso a muchos fondos que suelen estar fuera del alcance de su bolsa de valores local.

La naturaleza transparente y de bajo coste de los ETF los convierte en el vehículo preferido para la diversificación. Tienen un punto de entrada económico y resulta sencillo ver los tipos de activos que está comprando. Sin embargo, cuando cambia a ETF inversos y apalancados, se arriesga más y las recompensas y los riesgos se multiplican. Aunque los ETF apalancados indican claramente a los inversores que se reajustan diariamente, es poco probable que este tipo de apalancamiento funcione a largo plazo.

Considere los ETF como un solo aspecto de un portafolio equilibrado y ajustado al riesgo.

Esto es un mensaje de marketing y no se debe interpretar como un consejo de inversión, recomendación personal ni oferta o solicitud para vender o comprar cualquier tipo de instrumento financiero. Este material se ha elaborado sin tener en cuenta ningún objetivo de inversión ni situación financiera concretos. Tampoco se ha elaborado de conformidad con requisitos legales o reglamentarios para promover una investigación independiente. Cualquier referencia al rendimiento pasado de un instrumento financiero, índice o paquete de productos de inversión no se debe considerar como un indicador fiable de los resultados futuros. eToro no representa ni asume responsabilidad alguna respecto a la precisión o integridad del contenido de esta publicación, que se ha elaborado utilizando información disponible públicamente.

eToro es una plataforma con múltiples activos que permite invertir a largo plazo en acciones y criptoactivos, así como a corto plazo a través de CFD.