Invertir a través de CFD en eToro

En la última década, los contratos por diferencia (CFD, por sus siglas en inglés) se han vuelto la forma más popular que los inversores en línea tienen para invertir en acciones, materias primas, índices y divisas. Como suele suceder con todo lo que crece tan deprisa, hay mucha desinformación acerca de los CFD. A continuación explicaremos los fundamentos del CFD y cuáles son sus implicaciones para los inversores como usted.

En la mayoría de los activos que ofrece eToro se invierte a través de CFD, que se ejecutan en un horario de mercado específico.

¿Qué es un CFD?

CFD significa «Contract For Difference» (en español, contrato por diferencia). En lenguaje sencillo, un CFD es un acuerdo entre usted y un agente de corretaje para pagarse entre sí la diferencia de precio de un activo (como el oro, el par EUR/USD, la acción de Microsoft, etc.) entre el momento en que se establece el contrato y su precio posterior cuando decida poner fin al contrato, es decir, cerrar la operación.

Esto significa que no es propietario del activo real, sino más bien que firma un contrato con el propietario (en este caso, la plataforma inversora) para liquidar la diferencia entre ustedes una vez que concluya el acuerdo.

Esto abre la puerta a muchas posibilidades, como la propiedad fraccionada de acciones, las órdenes cortas sobre activos que no ofrecen esta posibilidad en otras plataformas, entre otras muchas.

¿Cómo funcionan los CFD?

La lógica que subyace tras los CFD es muy similar a invertir en cualquier otro mercado, como por ejemplo, el de acciones. Si el precio de la acción sube un 10%, su inversión hace lo mismo. Si, por otra parte, el precio de la acción baja un 10%, su inversión también pierde un 10% de su valor.
Con los CFD, la diferencia principal es que su inversión ahora es un contrato que le ofrece una mayor flexibilidad que ser el propietario de la acción real: puede aplicar un apalancamiento, fijar órdenes de «stop-loss» y «take-profit» y elegir cuándo realizar beneficios/pérdidas al cerrar la operación.
Al invertir en acciones a través de CFD y sin apalancamiento (1:1), la operación no entraña un riesgo mayor que si estuviera invirtiendo en la acción real.

¿Es que solo puedo obtener beneficios cuando suben los precios?

No. Una de las grandes ventajas de invertir a través de CFD, a diferencia de hacerlo en mercados como los de materias primas o acciones, es que también puede beneficiarse de mercados que cotizan a la baja. Recuerde, un CFD es un contrato por diferencia, pero esa diferencia puede ir en cualquier dirección. Por eso puede invertir en la posibilidad de que los precios suban (una orden de «compra» o «larga») o bajen (una orden de «venta» o «corta«), según lo que crea que es más probable que suceda.

¿Es la inversión mínima en la acción igual a su precio de mercado?

No. Los CFD posibilitan invertir en cantidades más pequeñas en mercados de su elección. Con los CFD no tiene que comprar o ser propietario de un instrumento, por eso no tiene la limitación que suponen los altos precios de algunas acciones o materias primas. Por eso, aunque el precio de la acción de Google, por ejemplo, sea $1,000, en eToro, puede invertir en Google con solo $50 (aplicando un apalancamiento de 1:10) y ser titular de un valor de $500 en acciones de Google. Esa es una de las mayores ventajas que presenta el uso de los CFD.

¿Hay activos en los que solo se invierte a través de CFD?

Sí. Por ejemplo, índices como el DJ30 o el SPX500 no son activos físicos de verdad, es decir, no se puede ser propietario de una parte de un índice. Sin embargo, con los CFD, puede especular con el rendimiento de un índice, lo que le permite invertir no solo en una acción sino en sectores enteros de economías nacionales.

¿Entrañan los CFD un mayor riesgo que las inversiones tradicionales en los mercados?

No. Todo instrumento financiero conlleva un riesgo, y los CFD no son diferentes en este aspecto. Los CFD solo se vuelven más arriesgados si utiliza apalancamiento, mediante el cual su exposición al mercado se incrementa. En eToro, por ejemplo, puede invertir en cualquier activo sin apalancamiento.

¿Son necesarios los CFD para copiar a otro inversor?

Sí. Los CFD proporcionan la flexibilidad que permite ejecutar operaciones de copia mientras se mantienen las proporciones precisas entre los fondos asignados del copiador y la cuenta del inversor copiado. Sin los CFD, si un inversor al que está copiando con $100 ha invertido una parte de los fondos de su cuenta en acciones de Google, por ejemplo, no podría copiar esta operación porque una acción de Google vale en la actualidad más de $500.

¿Cuál es la diferencia entre un CFD y un fondo cotizado (ETF)?

Aunque existen similitudes entre los CFD y los fondos cotizados (ETF), son muy diferentes. La similitud es que ambos son productos derivados: un ETF es un fondo que reúne a diversos activos financieros en un solo instrumento en el que se puede invertir, mientras que un CFD es un contrato relativo a un cambio de precio en un determinado activo, lo que significa en ambos casos que, en realidad, no se compran los activos subyacentes. No obstante, aunque los ETF incluyen entidades financieras que siguen una determinada estrategia de mercado (a menudo empleada para protegerse del riesgo), un CFD lo ofrece un agente de corretaje para permitir el acceso a usuarios privados. Al igual que los ETF, la inversión a través de CFD puede utilizarse para crear un portafolio que siga una estrategia de mercado que conceda al usuario un control absoluto sobre los activos que elija conservar y le permita gestionar sus propios riesgos.